Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

"El clamor de la clepsidra" - Comentario de primera lectura y otros comentarios

He leído con gran atención y de un tirón El clamor de la clepsidra [Carlos-Enrique Ruiz, Ed. Revista Aleph, Manizales 2010; 154 pp.; ISBN: 978-958-44-7116-1; carátula: bordado indígena mexicano].Felicitaciones por esta proeza poética.  Con cierta timidez de mi parte, aventuro unos comentarios de primera lectura:

Es un poemario de una unidad de tono del principio hasta el final.  Son poemas cargados de experiencia, de nostalgia, y también de desencanto.   Hay un trasfondo de ausencia, de vacío, de lo que no está o no fue; de remembranzas.



Puede accederse a la edicióm completa con el siguiente enlace:
http://issuu.com/ntcgra/docs/carlos.e.ruiz.poemas2010

 

Se registra el paso inexorable del tiempo con cierto desapego, sin angustia. Se percibe una esperanza retenida en el aparecer de otras dimensiones.  Es una dolorosa peregrinación impregnada de lirismo, con cierto dejo de elegía que sugiere por momentos como una marcha fúnebre solemne y acompasada, en su decurso épico; en clamor por el destino incomprensible de la especie y de su relación ignorada con el cosmos. Hay un contrapunto sostenido entre lo perteneciente a lo humano y la omnipresencia de una naturaleza autónoma que es más que el escenario de los actos. El lenguaje y el silencio se entrecruzan y oponen en diversos encuentros. Hay un escepticismo sobre la posibilidad del verdadero  diálogo; sobre el engaño de la pasión y una sobria y medida valoración de algún tipo de amor.

El poeta, como un espectador, pasea su mirada inquisitiva  por los distintos escenarios de la condición humana; de su tragedia y de su desesperanza.  La salvación tiene sin embargo su punto de encuentro en la belleza de mundos ajenos a lo humano.


Cecilia Balcázar de Bucher

(Miembro de Número de la Academia Colombiana de la Lengua, profesora universitaria y de la directiva mundial del PEN-Internacional)

Bogotá, 03 de julio de 2010


Recepción del poemario “El clamor de la clepsidra”

(CER, Ed. Revista Aleph, número 7 de la serie; Manizales 2010)

-“…cómo me alegra ver esa profusión de metáforas serenas y profundas, me gustan estos versos tuyos,…”   Nelson Vallejo-Gómez  (Buenos Aires, 22.VII.2010).

“Es un libro muy hermoso. Admiro mucho tus poemas, el cómo ellos retratan la belleza y la sencillez que hay en paisajes cotidianos, en sueños, en pensamientos volátiles, en las ilusiones, los atardeceres, los secretos de la noche...”   Catalina Villegas (Montreal, 31.VII.2010)

“… bello poemario tejido con hilos de sutileza que le dan una honda ingravidez. Recurro a la impertinencia de esta metáfora para calificar lo innombrable. Me gustaron particularmente  poemas como el identificado con el número 128.”  Valentina Marulanda (Caracas, 08.VIII.2010)

“… Los textos fluyen como la paz de un rio en primavera y hay en el fondo como un desasosiego que nos impone tu experiencia, tal parece que edificas como leyes de Manú un mundo donde asumes todo lo que pasa, incluso desde lo aparente.  Tu verso tiene la fuerza de esos amaneceres y de esos paisajes que nos dibujas, y tiene tu palabra un gran sortilegio por descubrir al hombre y descubrirse…”   Luis Manuel Pérez Boitel (Remedios, Villa Clara, Cuba; 08.VIII.2010)

“Maestro: felices gracias por hacer llegar a mis manos sus milenarios clamores. Por primera vez en la vida  un libro me llega por correo como un viajero del viento. Reiteradas cuestiones del decir de un hombre que denuncia la tiranía del sol. Seremos nuestro propio tiempo para su apacible lectura.”  Pedro Zapata (Medellín, 28.IX.10)

“... Bellísimo, denso, conceptual y sensible. Una palabra o concepto reiterado: el destino. Otra, lo aleatorio. Otra imagen: la elocuencia del silencio. En fin, la poesía permite el habla del mundo, la dicción de la naturaleza callada, la sorpresa de un diálogo del pensamiento con todo aquello que toca, ausculta, otea.”  Gabriel Restrepo-Forero  (Bogotá, 14.X.2010)

“…¡Qué regalo maravilloso para este dulce amanecer sabanero! Lo he leído de un tirón al pie de la taza de café espumoso y delirante. Es un libro retador del tiempo y a la vez visionario del devenir del hombre actual. Además, encuentro que no hay reinvención más exacta de esta Colombia de comienzos del siglo XXI que la que nos revelas a través de cada poema, hecho de lluvia y silencios, de ruinas de palabras y esperanzas lejanas. Te felicito por este libro hermoso, audaz, único y rotundo de hechizos sonoros…”   José Luis Díaz-Granados (Bogotá, 18.X.2010)

 

El libro completo está igualmente disponible en el siguiente enlace:

http://ntc-libros-de-poesia.blogspot.com/2010_10_17_archive.html

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com