Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Libros CER

Carlos-Enrique Ruiz: poesía real, abstracta y metafórica

Reflexiones anticipadas - Poesía y Siglo XX

La poesía de los siglos XX y XXI ha realizado muchos cambios, ha roto muchas tradiciones, ha explorado campos desconocidos, experimentado procedimientos y se ha desprendido de casi toda atadura con el pasado. A pesar de lo dicho queremos anticipar que hay principios del hacer poético a los cuales no podemos renunciar sin poner en grave riesgo la estructura y con ella la comprensión. Tales son el ritmo, el sentido, la coherencia, la imagen paralela, el final o desenlace, todos ellos incorporados a la forma. El ritmo es lo que Carlyle, Verlaine y Paul Valéry han asociado como la música de la poesía.

En efecto: excluido el ritmo desaparece la poesía.  Quien escribe un poema sabe bien que determinados pasajes no podrán reunir a la vez todos los elementos que  lo integran. En esos casos toca dar prelación a uno solo de ellos. La elección es fácil y casi sin alternativa.  A todo hay que renunciar a favor del ritmo. Dentro de esos  límites, sentido, ritmo y coherencia deben marchar unidos, para integrarse como una totalidad.

Si el interlocutor tiene instalados en su mente  esquemas de asimilación apropiados, la percepción se torna más intelectual y alcanzará el goce pleno del ARTE.

Es bajo estos puntos de vista que he querido analizar algunos aspectos en la poesía de Carlos-Enrique Ruiz.

Leer más...

Concepto sobre "Los caminos recrudecen la espera", poemario de CER

Te comento que, con la reciente lectura de tu libro Los caminos recrudecen la espera he quedado con la impresión de la forma como expresas, e incluso alcanzas, la pureza del silencio con palabras, e irremediablemente con palabras, con aquello de lo cual el silencio se me convierte en absoluta negación, y a su vez se me plantea como cuestionamiento.  Así que cuestionamiento o interrogante, tácito o formulado explícitamente, alienta estos poemas irradiándolos sucesivamente de un tono de impotencia ante la disolución pero con esperanzada celebración.


Pero aún más importante es el efecto que este proceso disolutivo conlleva en el aspecto lingüístico. Me parece que tus poemas no buscan imitar la naturaleza del silencio encogiéndose y concentrándose como un erizo, sino que pretenden encontrarlo, sorprender su pureza, entre los resquicios del entorno: las luces, las sombras, la música, la naturaleza, el papel impreso con el almanaque de un año más, y en la ausencia de sonido, esto es el silencio de donde proviene el compromiso absoluto con que en esta obra tuya emprende la búsqueda poética. Creo, y puedo estar equivocado, de que Los caminos recrudecen la espera responde debidamente a ese compromiso que implica para nosotros, lectores humildes como yo, que el destino de la escritura de CER no nos distraiga de su más íntima belleza: la promesa de crear en palabras la libertad siempre postergada del mundo.

 

West Hartford, USA, 10.I.2012

Reseña del poemario "Los caminos recrudecen la espera" (C.E. Ruiz, 2012)

He leído tu más reciente poemario: Los caminos recrudecen la espera (2012). Por ahora te digo que no estuve de acuerdo con las frases vertidas por tu prologuista mexicana, que a mi ver tienen escasa relación con el libro. Más certero, en versos agudos y despojados, es Alfredo Ocampo, que registra un cauce de abstracciones y un teorema aristotélico.


Y bien, querido Carlos-Enrique, pareces haber elegido el rol de un cronista impasible del desastre que vive el mundo, la humanidad, cada uno de nosotros. Con un estilo duro e implacable, eludiendo el yo y el tú, usando un presente de hierro para tus frases verbales que tienen como sujetos a las cosas y a las ideas que las representan, vas enunciando esa caída sin apelaciones. La poesía no es buena o mala porque comunique el deseo de vivir o la esperanza. Es buena cuando es fiel a su propia mirada, cuando es capaz de comunicar un universo particular  en un lenguaje propio, cuando no hace concesiones a las modas al uso. En tal sentido tu poesía lo es.  Es el registro de un visor que está de vuelta de las utopías, las creencias, el amor , la exaltación del ánimo. Mira la belleza del mundo sin conmoverse, así como oye el gorjeo de los pájaros o ve debatirse el sueño con la destrucción.  Me ha transmitido este libro la sensación de un universo sin salida, como el imbunche de que hablaba José Donoso en una de sus novelas.


Te ruego me comentes un poco si esta lectura está muy descaminada,  si  debo retomar estas páginas con una óptica más acorde con su contenido.

 

Buenos Aires, 09 de enero de 2013

Recorrido de sueños y laberintos

Proemio del poemario "Los caminos recrudecen la espera", de Carlos-Enrique Ruiz. Ed. Revista Aleph, No. 11, Manizales 2012; 150 pp.

                      alt
    ISBN: 978-958-46-1445-2
        Catalogación BLAA:
       Co861.6cd21ed./A1372143
                               
Edición virtual (colaboración de NTC), enlace:

http://es.calameo.com/read/000948328515f77d961f4

                

 ¡Qué pasos andados y desandados! ¡Qué caminos derechos y torcidos tuvo que caminar el poeta para descubrir los ríos ocultos de los ires y venires del mundo!


¡Qué eventos sucedidos en qué tierra de oscuros desatinos produjo que los ojos se fijaran en los pies que buscan lugares escondidos, donde detener su camino y mudar el lugar sin negar el origen!

¡Qué estrella señaló nuevos derroteros para marcar entre ellos el sitio del arraigo en un nuevo lugar, dejando atrás hogares que serán en sueños recordados! ¡Qué oídos fueron necesarios para escuchar el dilema para fijar el sitio entre la duda y la certeza, como quien lanza un dardo hacia un destino fijo, con la venda en los ojos y la mira en un efímero espejismo!

¡Saber mirar! ¡Saber oír! Escuchar las voces que se han ido y que regresan. ¡Escuchar los cantos, los gemidos, la lucha de los depredadores y las presas! Sólo un poeta tiene esas capacidades, un Carlos-Enrique Ruiz que conversa con las sombras, con las luces, con las cigarras y los grillos, con aquellos que se fueron y aquellos que volvieron, consigo mismo en la penumbra de los entresijos de los nidos. Que dialoga con la piedra y el tiempo, con el agua y el río. Con el árbol y el gusano que quieren ser oídos.

Leer más...

Vigilia interrogante y lúcida


Reseña del libro: "Media hora de lluvia en el jardín"
Proemio: Eduardo Escobar
Presentación: Maria-Dolores Jaramillo

ISBN: 978-958-46-0284-8
Catalogación BLAA: Co861.6cd21ed./ A1336088
140 pp.
 
Carlos–Enrique Ruiz ha puesto en circulación su libro Media hora de lluvia en el jardín (Ediciones Revista Aleph, Manizales, Col., 2012; número 10 de la colección), enriquecido con dieciseis preciosas acuarelas de Pilar González-Gómez. Esta obra reúne casi un centenar de composiciones ligadas por un impulso poético unificante, que viene a sumarse a la valiosa labor del escritor colombiano, conocido por su entrega a la poesía, la proeza de su revista Aleph, sostenida a lo largo de algo más de nueve lustros, y su estimable tarea universitaria.
 



Edición digital completa:
http://es.calameo.com/read/0009483283b3d6b0dfcb5
http://ntc-libros-de-poesia.blogspot.com/2012_04_02_archive.html

Leer más...

La redondez del alba - Poemario


ISBN: 978-958-44-9352-1
Edición digital completa:docs.google.com/viewer?a=v&pid

Meditación acerca del Desasosiego de Pessoa

 


Ediciones Revista Aleph, número 8 de la serie. Manizales 2011;  166 pp.  Poesía.  ISBN: 978-958-44-8379-9

Se accede a la edición completa con el siguiente enlace:
Meditación acerca del Desasosiego de Pessoa
 

 
Pocas veces Pessoa disfrutaba de exaltaciones optimistas; por el contrario, su estilo aforístico tenía el tono de una metafísica apesadumbrada, dolida, sin mayor vitalismo. Más bien pudiera interpretar aquella posición grandilocuente como reacción de una voluntad quebrantada, casi asfixiada frente al medio y con respecto a los acontecimientos más cercanos. Después del dolor intenso y súbito habrá de venir algún discreto paréntesis de optimismo, así ocurra como protesta feliz que le lleva a proponer la abolición de tres dogmas: la personalidad, el concepto de individualidad y el objetivismo personal.

Estas son expresiones que van perfilando una interpretación que me aventuro a hacer de Pessoa como escéptico singular, nutrido en la cultura griega y modelado en las circunstancias propias. No era Pessoa un escéptico académico a la manera de la Academia Platónica (s. III a.C) y de Arceliao y Carnéades. Lo era a la manera de Pirrón de Elis; es decir, el escepticismo pirrónico, con mejor expresión en Sexto Empírico, quien influyó en la colectividad médica de Alejandría en actitud de rechazo a las teorías dogmáticas. Richard H. Popkin dice' que para los pirrónicos "el escepticismo era una capacidad o actitud mental de oponer la evidencia, en pro y en contra, acerca de toda cuestión sobre lo que no era evidente, de tal manera que se pudiese suspender el juicio sobre ella." En el fondo y principio del escéptico está la duda sobre las apariencias, evidencias y razones. El escéptico no es incrédulo; por el contrario, puede abrigar creencias dispares, incluso con la capacidad de ponerlas en cuestión en su momento. No hay credo único que pueda comprometer el pensamiento y la acción del escéptico. Se trata de una posición intelectual intransigente con lo dogmático y lo consagrado como establecido.

 

(Fragmento del ensayo introductorio: "Fernando Pessoa, ¿pirrónico?")

 

Comentario:

-“… Estuve leyendo, como te dije, el libro Meditación... y hallo en él magníficos poemas, más "entusiastas" que otros anteriores (entheós quiere decir tener a Dios consigo), como si el desafío de continuar el ictus poético de Pessoa te hubiera llevado a responderle con una voz desnuda, que nace en lo profundo y descubre inéditas verdades. He quedado prendada de este libro que sigue en mi mesa para esporádicas lecturas, que son como sorbos de eternidad en el desasosiego…”

Graciela Maturo (Buenos Aires, 25.VI.2011)

 

"El clamor de la clepsidra" - Comentario de primera lectura y otros comentarios

He leído con gran atención y de un tirón El clamor de la clepsidra [Carlos-Enrique Ruiz, Ed. Revista Aleph, Manizales 2010; 154 pp.; ISBN: 978-958-44-7116-1; carátula: bordado indígena mexicano].Felicitaciones por esta proeza poética.  Con cierta timidez de mi parte, aventuro unos comentarios de primera lectura:

Es un poemario de una unidad de tono del principio hasta el final.  Son poemas cargados de experiencia, de nostalgia, y también de desencanto.   Hay un trasfondo de ausencia, de vacío, de lo que no está o no fue; de remembranzas.



Puede accederse a la edicióm completa con el siguiente enlace:
http://issuu.com/ntcgra/docs/carlos.e.ruiz.poemas2010

 

Leer más...

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com