Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Cronopios

Miércoles 27 de septiembre de 2006 — http://cronopiosdiariovirtual.blogspot.com/

________________________________________________

La poesía de un ingeniero de caminos

Por Ignacio Ramírez
Director de Cronopios

¡Qué poesía tan extraña esta de “Las lluvias del verano”! No hay tempestad ni música ni rodeos melifluos para pescar lectores deslumbrados ante el efectismo, que siempre abundarán en nuestros predios porque así como nunca fuimos bien educados para amar, tampoco hallamos el equilibrio de la estética y por eso los lugares comunes y la cascarita del adjetivismo o el pincelazo verbal tenue, predispuesto para tatuar la atmósfera, nos hacen resbalar y prorrumpir en suspiros propios de quien cae en la trampa y se deja robar mientras se arroba.


¡Pero qué contrastes también en la poética de Las lluvias del verano! Porque llueven, sí,  flores y florilegios y no obstante conservan su palpable impermeabilidad bajo el aguacero del sentimentalismo: hay agapantos, amapolas, pétalos, claveles, sauces, cañadas, paliques y alambiques y trabucos y evanescencias y transparencias y sosiegos y sonrojos y sin embargo no cae en lo manido ni en lo cursi y deja —en cambio— a quien lo lee y lo asume, la sensación de quien avanza por un camino con la certeza de que ha de llegar al otro lado: el verano de las lluvias.
Las lluvias del verano es un libro de cuestiones del decir, así bautizado por su autor Carlos-Enrique Ruiz, un ingeniero de caminos que ya con ese título gana el derecho a la poesía.

Yo no lo sé, pero pregunto y me pregunto: ¿Existe o existió alguna vez la carrera profesional de ingeniería de caminos? ¿Puede haber un oficio más poético que ingenierar caminos? ¿Y el verbo ingenierar existirá o lo estoy inventando? A mí me vale para ser poeta, que es tanto como ser ingeniero de palabras. Y también para sentir que estoy leyendo un extrañísimo libro de poesía donde encuentro espacios de antes sin frontera que ahora son objeto de burla, o el asedio de otras vidas víctimas del instante porque no quieren mirar a las estrellas.

El libro de un poeta ingeniero de caminos, la poesía de un filósofo cómplice de la razón pero amante del verso y a la vez de un versificador que filosofa o la brújula díscola de un viejo lobo de mar y amar en la mar del aforismo, la sinfonía sin partitura de un músico que habita en un pueblo de calles empinadas y es habitado por otro pueblo de encumbrados sueños y enarboladas palabras.
En este otoño tropical, llueve… y es verano en el libro que ahora veo con su portada de flores de Emma Reyes.
 
****


Muestra fortuita de Las lluvias del verano
 
 
10.

 
Ciudad abigarrada por las palabras
por los sones y las tinieblas
 
Ciudad del conjuro y la onomatopeya
 
Ciudad del sueño transformado en nieblas
 
Ciudad del paisaje carcomido
por la soledad de astros y estrellas
sin la pausa soberbia del qué galicado
 
Ciudad en la colina del esperanto
a la sombra de Babilonias
con la efusión de silencios
en la esquina de la rockola
 
20.

 
Todavía cabe un sonrojo más
en el lomo de la conjetura
 
Todavía es posible la mano sobre el hombro
y el corazón en arrebato
 
Los pies sin pasos trazan especulaciones
en la arena
y del mirar sobrevive la sorpresa
de los agapantos
 
21.
 
Describí en tu cuerpo la geografía del agua
y en los labios se extendieron las sílabas
desgranadas del corazón
entre quejas y suspiros
 
Las horas fueron pronunciando
el sabor agridulce de acontecimientos
sin frontera
hasta saciar la sed de las miradas
y el pulso de las manos
 
Horas con desenlace en el sosiego
de las piedras
por escarpes de impacto
a la vista de lejanos peregrinos
 
Tu cuerpo enciende
la pasión del aire
 
 
26.
 
En la alborada
la flor destiñe el aire circundante
y se desprende del destino
a corre-vuelo
hasta dejar en aroma no reconocible
el valor de su huella
 
Flores las hay de toda clase
en especial las que no se nombran
ni suelen verse
tan solo en lo marginal de vidas
que disfrutan con esplendor
de la soberbia del mundo
 
28.
 
Rencuentro de voces
de lejanías
de sonidos dispares
en explanadas de la memoria
entre lloviznas o brisas
que la piel recibe en bálsamo
 
El cruce de manos se desteje
en las esquinas
cuando las voces mismas
entonan reclamo por ausencia
 
Apenas el sigilo tintura
las miradas
y al instante el acontecer cotidiano
invade las vidas de nuevo

33.
 
Apestante algarabía de las cosas
en los suburbios
tan echados a pasar de largo
ante las tragedias del mundo
 
Ensordecedora ausencia
de sosiego
en los árboles
en las flores
y en las tendidas de mano
entre cobardes
 
La peste recorre los caminos
de la indigencia
y deposita plegarias en las puertas
de palacios y catedrales
 
A la espera no estuvo nadie
y la huida ocurrió
con la caída del sol
 
 
37.
 
Las lluvias del verano acarician los campos
y en los cristales dejan el llamado
a la conquista de intimidad
por los capullos dejados ahí
a la deriva del calor
 
Lluvias que llegan y pasan
en la candidez de las calles
y entre las sórdidas miradas
de los paraguas
 
Avanzan de improviso
en el rocío de las amapolas
y tras irse no regresan más
 
 
44.
 
El silencio/      La rutina
 
El aire que detiene la súplica
 
Las ansias de la tierra
en el subsuelo de la memoria
 
Los recorridos tras las huellas
de otros peregrinos
 
El sinsabor en la acometida de los cerezos
 
Pasos en sigilo por sendas que ocultan
el tremor de los volcanes
 
Y en las calles las sombras
desasidas de los cuerpos
en la huida
que ninguna sed detiene
 
68.
 
El habla contiene la razón
al ensimismarse en pensadurías de lo cotidiano
y el diálogo resiste al canje de palabras
 
Es el tiempo de la meditación en la ideas
en las formas o figuras
en los colores
en la música
en lo evanescente de cada asunto
en la transparencia de espíritus
que subyacen en la gesta de la creación
 
La poesía brota por los poros de la tierra
y configura el otro lado nítido
            de la esperanza

 

 
Carlos-Enrique Ruiz


(Manizales, Col., 1943). Ingeniero de Caminos. Director-fundador de la revista Aleph (1966 - ...). Profesor emérito, honorario y especial ‘ad-honorem’ de la Universidad Nacional de Colombia. Miembro correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua.
 
Se ha desempeñado como director de la Biblioteca Nacional de Colombia, en la dirección universitaria y profesor siempre. Director de la “Cátedra Aleph” en la U. Nal. de Col.  Director-fundador de la Revista ALEPH, con 40 años de existencia y 138 ediciones hasta septiembre de 2006.
 
Autor de: “Decires” (Manizales, Col., E. del A., 1981), “Imaginería de caminos” (recopilación de escritos de los años ochenta: Decires de otra gesta, Memoria de la ciudad, Imágenes del decir, Imaginería de caminos, Aquellas pequeñas cosas en el asombro de la vida, Este agradable olor a manzana, Fulgor sin estrellas en el pecho, Fuga en el tinte del recuerdo, Camino sobre huellas indescifrables. Manizales, E. del A., 1989);  “Sesgo de claveles” (Ediciones Sanlibrario, Bogotá 2004); “Nociones del vigía” (Ed. Sanlibrario, Bogotá 2005). Poemas suyos se han acogido en algunas revistas internacionales.  

 
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 
En contracarátula:

Se habla de otros libros de poesía el mismo autor

 
 
“... El poemario [“Sesgo de claveles”] cabe ser designado con un nombre alemán: Erlebnis-Lyrik. No conozco la equivalencia española, que podría ser ‘poesía vivencial’. Cabría agregar a esa designación una especificación: poesía vivencial de crítica de la época...”  
Rafael Gutiérrez-Girardot  [Bonn, Alemania, 2004]
 
 
“...Nociones del vigía se plantea como un viaje en el que se pregunta por la función del poeta y por la poesía en estos tiempos míseros y huérfanos de guías. Vigía que ronda en la oscuridad, éste parece velar nuestro sueño, mientras busca una ráfaga de luz que le permita desentrañar el misterio. Vigía que sólo puede bucear en su interior, en su aventura cae preso de instantes, de imágenes reveladoras. Cinco son las estaciones que marcan el itinerario de su viaje hacia el misterio en este poemario...”
Consuelo Triviño (Madrid, 2006), en referencia a libro anterior
 
“...En breves palabras, nos ha encantado tu poesía escrita con maestría y transparencia puesto que plasma una visión de las huellas de la existencia humana en este planeta...”
Antonio García-Lozada (Ph.D., Central Connecticut State University, USA, 2005)
 
“... Buena edición [“Sesgo de claveles”] y los poemas me gustan. Me gusta esa solución del poema lírico que luego cierra con versos de carácter lógico o racional. Ese tipo de fusión o solución es bastante complicada de realizar, pero aquí en este poemario se logra de forma clara y precisa...”  
Enrique Moya  [Viena, Austria, 2004]
 
“...leí Sesgo de claveles. Me gustó mucho su tono emotivo, su lenguaje sobrio, su aliento sostenido. Creo que la experiencia de vida se entrelazó con la destreza en el arte de escribir.  Y el resultado se evidencia en este poemario reparador y profundo. ‘La certeza está en no creer / lo que se cree que es...’ Creo que allí reside el secreto de la poesía...”    César Bisso  (Buenos Aires,Argentina, 2006)
 
 

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com