Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Beatriz-Helena Robledo y su biografía de María Cano, la virgen roja

La dirección del sistema de bibliotecas de nuestra sede UN viene realizando labores diversas en promoción de la lectura y empeñada en darle vida múltiple a estos recintos, incluso con actividad extra-campus, en comunidades un tanto marginales y en la calle.

Nos acompaña Beatriz-Helena Robledo, escritora y académica de apreciable trayectoria, nacional e internacional, hija de Manizales e hija de eminente profesor de nuestra Escuela de Ingeniería, Alfredo Robledo-Isaza, personalidad de recordar por la brillantez de su inteligencia, la capacidad enorme de realizaciones en campos profesionales y el acierto motivador en su expresión fluida e ilustrada. Beatriz-Helena de niña tuvo de él animación en lecturas y diálogos que le fueron definiendo su vocación por la escritura y el compartir con solidaridad el fruto de su inteligencia, heredada y desplegada con autonomía de vuelo.



Profesora atildada en la Universidad Javeriana, más de diez libros publicados, con atención especial en la literatura para niños y jóvenes, desempeño también en la promoción de lectura en campañas institucionales y de la propia iniciativa.

Hace poco, “El Espectador” dominical publicó una bella y conmovedora crónica suya: “La mirada de Yadir”, el testimonio de sus vivencias en Santa María, zona veredal de Riosucio, en el Chocó, lugar de concentración de desmovilizados de la insurrección, con el apreciable impacto de las bibliotecas móviles desplegadas a esos lugares por el Ministerio de Cultura, en cabeza de la Biblioteca Nacional de Colombia. Describe con entusiasmo y excelente y sobria escritura, sin almíbares, su encuentro con el joven Yadir, de 16 años, quien descubre la fotografía y los documentales, a los cuales se dedica para testimoniar la vida en sus trajines. En días conoce a Milena, de 15, por encuentro en la biblioteca y se teje bella historia compartida. Lo importante de resaltar en esta vivencia es el papel del libro, de las bibliotecas y de los promotores de lectura, mujeres en su mayoría, generosos y entusiastas, que hacen camino al andar con su maleta de libros al hombro, a la espalda y en el alma.

Pero de lo que se trata ahora es de presentar la nueva obra de Beatriz-Helena. Ella, con habilidad de narradora, en algún momento incursionó en la biografía e investigó al detalle la vida y obra de Rafael Pombo, con libro que lleva varias ediciones. De manera análoga incursionó en la vida de Policarpa Salavarrieta, La Pola, con obra testimonial. Y ahora sale el producto de también juiciosa investigación, al rescatar la vida protagónica de María Cano, librepensadora aguerrida, que en sus comienzos tuvo veleidades literarias, pero que por su don de gentes y fácil comunicación, al captar la gravedad de los problemas sociales, por la palpitante inequidad, tuvo ascendencia y liderazgo en las comunidades, que ejerció a plenitud.

Se trata de la primera mitad del siglo pasado, en especial de la década del 20, con secuelas de la guerra de los mil días, y todo lo que siguió con la hegemonía conservadora, y el espacio bienhechor de la “República Liberal”, con el surgir luego del período de la Violencia, y su mutación en la guerra de guerrillas que no termina, pero con la esperanza en conseguir una más amplia desmovilización hacia la vida civil, en un estado social de derecho. Confrontaciones armadas, caudillismos iconoclastas y ruinas por doquier.

Panorama que tiene secuelas sin término. La mujer se asoma con tremenda dificultad a la vida pública, discriminada y subvalorada. Pero no faltaron quienes corrieran todos los riesgos para apoyar ideas y movimientos reivindicadores de la justicia y la dignidad. María Cano (1887-1967) fue emblemática y pionera en agite de multitudes, con una existencia de ochenta años. Al lado de Ignacio Torres-Giraldo cruzó todos los riesgos, en busca de una sociedad donde imperase el sentido de equidad, con protección a los menos favorecidos.

En el libro de Beatriz-Helena están los ancestros de María Cano, destacada en 1925 como “Flor del Trabajo”, los ambientes familiares y los entronques con personalidades de inteligencia y despliegue de escritura y vocería pública. En esa obra está parte sustantiva de la convulsa historia colombiana, documentada en rigurosa pesquisa de fuentes primarias.

Por el lugar en que estamos y por el fuero de la dirección del sistema de bibliotecas de esta Sede, es de recordar que María Cano, en 1924, invitó por la prensa a los obreros para que fueran a la biblioteca, donde ella misma les leería, con su voz clara y de encanto, los libros al alcance, lo cual consiguió, de modo que leyeron obras de Rodó, de Vasconcelos, de Zola, de Tolstoi y Balzac. Pionera entonces en campañas de lectura, en las cuales es curtida maestra nuestra invitada de hoy, a quien me honro en cederle la palabra.

 

En Aleph, Universidad Nacional de Colombia, “Biblioteca Alfonso Carvajal-Escobar”, Manizales, 18.X.2017

 

 

 

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com