Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

"La mirada desobediente" de Adriana Hoyos

El caso de Adriana Hoyos es el de una infancia entre dos orillas que la sitúa en ese espacio, al parecer, sin arraigo donde acaso se presiente con mayor rigor la levedad del ser, lo que mantiene el espíritu en inquietud constante y parece responder positivamente a la ingravidez de nuestro ser en el universo. La mirada desobediente, título de este poemario, nos da algunas pistas sobre la actitud vital de esta poeta: al fin y al cabo toda poética acaba siendo una ética, es decir, una forma de ver y de mirar el mundo.

No mirar atrás, ordenó Yahveh a Lot y su familia cuando les permitió huir de Sodoma. Pero Edith, que así se llamaba la mujer de Lot, le desobedeció. En castigo a su curiosidad, ese dios severo la convirtió en una estatua de sal. Del mismo modo, la mirada desobediente es un desacato a las normas y usos sociales que advierten sobre el peligro que espera a los curiosos. Lo paradójico de estos mandatos divinos es que sin la curiosidad no habríamos descubierto otros mundos. Por tanto, tendríamos que rendir culto a la desobediencia si pensamos en Alicia explorando lo fantástico de una realidad tabú para las personas sensatas.


 

Dividido en cuatro partes: Descripción del pueblo, El destino a cada paso, La vida a sorbos y Entre la palabra y el olvido, este poemario supone un viaje al interior del ser, una búsqueda de sentido a la trayectoria de alguien que se ha visto forzada a convivir con el otro como extrañada y ajena. Podemos imaginar la llegada de esta niña a aquel pueblo llamado Sabadell donde el destino la colocó. De no haber sido por la música hubiera perecido entre aquellas criaturas para quienes lo distinto es siempre inquietante. La vemos avanzar entre gentes que, poco a poco, va conquistando para su causa, no sin esfuerzo: la dificultad de ser donde no te han visto nacer. Presentimos el diario vivir, con la paciencia del felino, a la espera de una oportunidad que se asoma como estrella en el firmamento. Encontramos a esta persona en un recodo del camino rescatando del olvido las palabras enterradas como un tesoro en la memoria.

Si todo poemario surge de las preguntas que asedian al poeta, este no pretende dar respuestas, sino explorar el universo con la mirada. De hecho, se cierra con otra pregunta que da título al último poema: “¿De dónde vienes?” Es esta una pregunta esencial que encierra nuestra condición presente de desplazamientos, de fronteras invisibles y de alambradas: “¿De dónde vienes oh ser extraviado /Que cruzas esta vida roto/ Burlado por el destino / Como un nómada del tiempo?”, que indaga en la propia identidad, el lugar del origen, la aventura y el riesgo que entrañan los viajes, ya que podemos perdernos en el camino o rompernos en la caída. Sujetos a los caprichos del destino seguimos el guión dado, tal es nuestra condición nómada.

Pero no se puede pasar por alto la relación de Adriana Hoyos con la música y el papel que juega en su poesía. Como señala Jaime D. Parra en su excelente prólogo a este libro, luz y sonido constituyen su cosmos, que surge “…ya de la música, como de una revuelta del aire, y de la luz, como símbolo creador”. Y es que las fronteras entre la prosa y la poesía son difusas, pues la literatura es, ante todo, una cuestión de oído. Mirar y escuchar son virtudes de ciertas criaturas privilegiadas. La música de la poesía, para Eliot, tan presente en estos poemas, sería una música latente en el lenguaje ordinario de su tiempo, en el lugar donde crece el poeta. ¿Qué quiere decir con esto? Que el poeta no tiene que reproducir el idioma cotidiano de los suyos pero, en cambio, sí debe buscar ahí la materia de su poesía.

La mirada desobediente se instala en el hogar, a la espera de la revelación de lo pequeño, o convoca el fuego, el calor, el paraíso. La poesía está en todos y en todas partes, solo tenemos que acusar el oído para escuchar su música o enfocar la mirada hacia lo extraordinario, bien en el pasado, o el presente, en los amaneceres de la memoria. Para María Zambrano “la poesía desciende a diario sobre la vida, tan a diario, que a veces se la confunde con ella.”

Escuchar la lengua de los tuyos, separar del ruido la voz que nos llega a través de los tiempos; buscar el silencio y arañar bajo la superficie de las cosas, tras lo que late bajo la capa de las apariencias, nos acerca a una verdad por revelarse. Mirar y esperar con paciencia o entregarse a las visiones de lo desconocido, como sugieren estos versos: “Entre lo que veo y lo que sueño/ Ya no me quedan imágenes/ Solo fronteras y figuras/ Garabatos que ignoro”. Este motivo poético late en versos donde el instante, la liturgia de las horas, los días, la memoria y la espera presuponen la presencia de alguien alerta, del ojo vigilante penetrando la noche o elevando la nota que desgarra el pecho con los melancólicos acordes del violín.

 

Vigilante el ojo

1

Ahora que amanece

Soy color traslúcido

 

Me sostengo en el sonido

En la blancura que llega

En el cielo que está claro

 

Un pájaro solitario pasa

Como una pintura

Enmarca mi ventana

 

Tras el cristal una flor

Al fin el pájaro se posa

 

2

A orillas del río

Cual ave del paraíso

 

El arco iris

Sobre la montaña

 

Vigilante el ojo

 

3

Con alas púrpuras

Ungido por la resina del cielo

El pájaro fugitivo

Nos recuerda la pequeñez de los actos

 

Llama encendida

Prolonga el vuelo

Y como un prófugo

Penetra la noche

 

[de Descripción del pueblo, libro La mirada desobediente , Madrid 2013]

 

 

Liturgia de las horas

 

 

A mi abuela Mariela

 

1

Cautivas en el ajetreo de los mercados

Rostros entre rostros polvo y pájaros

Entre aromas de canela y de azafrán

El maíz amasado por tus manos

 

Devoradas por el sol de la mañana

Aspirábamos el olor de los naranjos

El frescor de las paredes amarillentas

Donde se enredaban las hojas del jazmín

 

Luego en la misa de rodillas y absorta

Repetías con fervor

 

“Ilumine tu luz nuestros ojos

Y tu amor se derrame en el alma

Dame a conocer lo que debo realizar

Dame a conocer lo que debo sufrir”

 

Yo observaba inquieta las velas derretidas

Los ojos inermes de los santos

La espesa rigidez del cura

Las hostias consumidas con dolor

 

Horas cuando el tiempo se decretó eterno

Y los sabores se forjaron irrepetibles

Ecos de rezos que eran poemas

Y de poemas que eran plegarias

 

Sobre la torre de la iglesia suspendida

La campana guarda celosa tu recuerdo

Ahora que sólo quiero vislumbrar tu cara

Y que tu voz no volveré a escuchar

 

2

 

Verte niña oh abuela

Abrazada a tu madre

Sobre las piedras del río

 

Las hojas aún brillan

En el claroscuro del cielo

 

Bajo la sombra de la higuera

Como un sol me deslumbra tu recuerdo

 

[de Descripción del pueblo, libro La mirada desobediente , Madrid 2013]

 

Adriana Hoyos (Bogotá, 1966) ha vivido a medio camino entre Latinoamérica y Europa. Nacida en una familia de músicos, desde pequeña se instruye en el arte del violín; luego viaja a Barcelona, donde aprende de soledades y desarraigos. En Sabadell, salta de unas primeras lecturas reveladoras (Lorca, Neruda), en su casa, a otras tan vanguardistas como precoces (Gimferrer, Mallarmé, Eliot), en la escuela. Ya mayor de edad, vuelve a Bogotá y se hospeda durante varios meses en un pequeño hotel del centro histórico y bohemio de la ciudad, mientras hace parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil y sobrevive impartiendo clases de violín. En busca de equilibrio, asiste a cursos de literatura en la Pontificia Universidad Javeriana, pero el caos capitalino y la nostalgia la reconducen a España. En Barcelona se desenvuelve como técnico ocular en la clínica de su tío, eminente oftalmólogo. Se obsesiona entonces con las miradas insondables, extraviadas, sutiles, cambia el foróptero por las cámaras y estudia cine. Realiza varios cortometrajes como directora hasta que junto a una mirada amorosa arriba a Madrid, donde se dedica a la gestión cultural. Funda la productora La Huella del Gato, orientada a la publicidad y al desarrollo de proyectos fílmicos, y crea el festival Visual Cine Novísimo, que tras sus doce ediciones se consolida como la plataforma de exhibición y promoción audiovisual más destacada en la Comunidad de Madrid. Entonces retoma su pasión por la escritura, y publica La torre sumergida (2009). La mirada desobediente es su segundo libro de poemas.

 

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com