Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Del sentir, compartir y agradecer

Ref.: Diario “La Patria”, Manizales, Col., 11 de marzo de 2007; p. 5-a

 

Aleph es una pasión por la creación y el conocimiento, y por el compartir en la cultura, con sentido de libre examen.

He recibido con humildad el pasado lunes 5 de marzo la “Medalla del Centenario”, en la compañía estimulante de familia y amistades, conferida e impuesta por el apreciado doctor Emilio, nuestro Gobernador, con la sorpresiva actuación de la “Orquesta Sinfónica Juvenil” bajo la batuta acertada del maestro Nelson Monroy. Reflejo de lo que puede significar una obra cultural de 40 años, distinguida con el nombre envolvente de ALEPH, símbolo que auna ciencia, arte y humanismo, vocación que congregamos en Revista para convertirse en norma de vida y en Cátedra. Aleph es una pasión por la creación y el conocimiento, y por el compartir en la Cultura, con sentido de libre examen.

Sus páginas han sido el testimonio de vertientes diversas en la Cultura que reflejan, de alguna manera, los mismos procesos de nuestra formación. Para el efecto hemos contado con la cercanía de personalidades nacionales e internacionales, dependiendo de las épocas y de las preponderancias temáticas, en colaboraciones y reportajes exclusivos.

Para mí lo más significativo de esa historia -lo he repetido en diversas oportunidades- fue el momento de sus comienzos, en un ambiente cultural creado con el arribo a la dirección de nuestra sede en Manizales de la Universidad Nacional, del maestro Alfonso Carvajal Escobar, a quien se le debe la continuidad en existencia de la universidad pionera en el centro-occidente de Colombia. A su lado nos congregamos los estudiantes, con algunos profesores, para emprender sostenida labor académica, desde el quehacer cultural como núcleo y eje. Registro con igual complacencia que de él heredé el gusto inextinguible por la obra de Michel de Montaigne.

Fue también el momento de actuación de Marta Traba en la dirección de Cultura de la misma Universidad en Bogotá, polémica y talentosa crítica de arte e intelectual de alto vuelo, quien nos apoyó con decisión en esos intrépidos comienzos, además con ensayo inédito, como también en la fundación del por entonces “Departamento de Extensión Cultural”, a cuyo amparo salió la edición primera de la Revista.

Ese período coincidió con el rectorado del doctor Ernesto Gutiérrez Arango en la Universidad de Caldas, y entre ambas instituciones, con análogo liderazgo, se cumplió tarea constructiva, integradora en la cultura, de la cual Aleph es un testimonio viviente y actuante.

Pasado el tiempo en esas peripecias, ocurre que Norma Velásquez Garcés y Marta Lucía Londoño Carvajal realizan espléndida exposición en el Fondo Cultural Cafetero, a propósito de los 25 primeros años de la Revista, con elementos de su historia representados en originales de obras de arte (Obregón, Ariza, Gazzoni, Páramo, Botero G., Manzur, Grau, Triana, Trujillo-Magnenat, Valencia, Ángel...) que fueron carátulas e ilustraciones interiores, con manuscritos autógrafos, partituras, fotografías singulares y otros detalles. Con el antecedente de otra en sala múltiple del Teatro Los Fundadores, en los 15 años, gestada por el profesor Fabio Rincón Cardona, con suplemento conmemorativo en el ‘diario de casa'.

Yendo más adelante en el tiempo, generosos amigos de la Universidad Nacional propiciaron la creación de la "Cátedra ALEPH" que ha llegado ahora a la décima versión, como una posibilidad de compartir aquella historia con nuevas generaciones, a través del estudio y la reflexión en temáticas con la convergencia de ciencia, arte y humanismo, en busca de la “unidad del conocimiento” en la teoría del biólogo/filósofo Edward O. Wilson, o de la “comprensión unitaria” del matemático/filósofo Luciano Mora en la Revista Aleph. La experiencia ha sido singular, como lo fue en una de ellas el haber llevado a cabo la lectura del Quijote, con estudiantes de diversas carreras, contribución final que se consignó en edición monográfica de la Revista, en la antesala del cuarto centenario de esa obra perdurable.

Concluyo evocando la memoria de las personas que me acompañaron en su fundación, permanentes en nuestro recuerdo, y a todas aquellas que siguen palpitando con recatada o simbólica presencia en el "patronato histórico" de la Revista, en cabeza, por supuesto, del Decano Magnífico Alfonso Carvajal Escobar. Y puedo decir de Aleph con el poeta Fernando Charry Lara, mi otro gran maestro: “Ahora eres/ un puñado de estrellas y de madrugadas”.

¡Gratitud!, ¡Gratitud! ... y ¡Gratitud![[http://www.lapatria.com/LaPatria/Noticias/ver_noticiaOpinion.aspx


?CODNOT=7671&CODSEC=13]]

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com