Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

En el México... tan vital

Ref.: Diario “La Patria”, Manizales, Col., domingo 12.X.08 [www.lapatria.com]

 

He venido, con Livia, al México grande y de contrastes, con una tradición cultural que tiene hilo conductor de varios milenios y que con frescura testimoniaron los nahua, entre otros, suscitando vocaciones de investigadores y despertando hitos como el de Benito Juárez en la suprema dirección del Estado, con fórmula memorable para resolver el problema crucial de la violencia: "El respeto al derecho ajeno es la paz", que todavía la humanidad se resiste a asumir en la vida diaria. Asimismo el grupo de intelectuales congregados en el "Ateneo de la Juventud", cuyos efectos transformadores en la sociedad mexicana tienen aún presencia, desde la refundación de la UNAM con la llegada al rectorado de Don Justo Sierra, de ruptura con el positivismo, y con las radicales acciones emprendidas por uno de sus miembros, como expresión del grupo: José Vasconcelos, quien en no más de tres años de Ministro de Educación Nacional llevó la educación, el libro, el arte..., a todos los rincones. Está de igual modo el grupo de los Contemporáneos, y la singularidad pionera de un Juan Rulfo, de gran impacto en las letras hispanoamericanas. De manera análoga los muralistas, con un Clemente Orozco de expresión mayor, y un Rufino Tamayo señalado en su grandeza por la diferencia. Y los nacionalistas y post nacionalistas en la música. Y tantas expresiones actuales en la más creativa literatura continental, con la poesía de expresión suprema, las artes plásticas, la arquitectura con un Luis Barragán representativo. Y la universidad primera en calidad en Latinoamérica: UNAM, con 300.000 alumnos, de matrícula gratuita, y 30.000 académicos profesores, con campus abierto a la comunidad, de ofertas múltiples y sorprendentes, donde el rostro de muchachas y muchachos es alegre, sonriente, aunque con capacidad para ejercer el derecho al recuerdo y a la protesta, como ocurrió este 2 de octubre, cuando la Universidad se movilizó masivamente en memoria de las víctimas (200 a 300) en la masacre de Tlatelolco, la "Plaza de las tres culturas", ocurrida hace 40 años. El rector José Narro presidió acto en la explanada de la torre del rectorado, con descubrimiento de placa en memoria del dignatario académico de aquel entonces, Javier Barros-Sierra, quien supo erguirse pacíficamente al frente de su comunidad, a favor de la autonomía universitaria.

Las antiguas culturas, en toda la geografía, asumieron estar en manos de dioses, en virtud de la inmensidad inabarcable donde estamos inmersos, como puntos adimensionales, pero con la sensación de existir. Y al pensar que existimos, damos pasos, hablamos, conversamos, ocasionamos problemas y con falta de rigor a veces atinamos en algo. De ahí que ese palpitar en el vacío originó la palabra articulada a formas de poesía-sensaciones-pensamiento. Los presocráticos tuvieron la palabra en alto vuelo y, en Indoamérica, los nahua del México profundo y enigmático consiguieron niveles superiores de expresión, con cantos e ideas, en la sabiduría de los "tlamatinimi", con el caso singular del rey-sabio Nezahualcóyotl (1402-1472), testimoniados en códices. Cultura estudiada por eruditos como Ángel-María Garibay y por su discípulo Miguel León-Portilla, hoy de 82 años, con extensa obra publicada, profesor-investigador de la UNAM, donde sigue ejerciendo el magisterio, con oficina (en uno de los edificios azules, llamados "los pitufos", en la zona cultural) de recurrencia obligada para los estudiosos de la historia, la antropología, la filología y ciencias afines. Conocedor de nueve idiomas, con la base del griego, el latín y el náhuatl, académico de número de la lengua, galardonado con el "Príncipe de Asturias" y ahora con la "Medalla Eduardo Neri". Descubrió la existencia de una filosofía, no a la manera de los sistemas filosóficos de occidente, con penetración en lo profundo de la lengua y de las expresiones de la flor y el canto. Garibay se ocupó de desentrañar una gran literatura en los nahua, y León-Portilla dio paso adelante al ocuparse del pensamiento, la filosofía, en esa cultura emblemática. Por ejemplo, encontró una cierta forma de "dialéctica interna" en el pensamiento de Nezahualcóyotl, quien "afirma que nadie puede ser amigo del Dador de la vida, que nadie puede estar acaso a su lado en la tierra..., que es destino humano buscarlo, como quien entre las flores va en pos de alguien." Y, agrega León-Portilla, "el pensamiento puro lleva probablemente a la duda", con alusión a las propias palabras de Nezahualcóyotl: "¿Eres tú verdadero, tienes raíz?... Todo lo que es verdadero, dicen que no es verdadero."

Volver a México es reencontrarse con esas culturas de gran vigor en la arquitectura de ciudades aborígenes, coloniales y alguna parte de las modernas; en la palabra, el canto, la sensibilidad y el pensamiento. La sabiduría de los ancestros confrontada con los desarrollos que desencadenó esa tajante ruputura llamada "Conquista", o, eufemísticamente, "encuentro de culturas". Realidades que no se ocultan, y que vemos discurrir por las calles, los museos, los mercados y en la consideración respetuosa, con orgullo, de su pasado, testimoniado con despliegue asombroso de ciencia, técnica e imagen en el "Museo de Antropología", o en la imponente y sobrecogedora Teotihuacán, el "lugar donde los hombres se convierten en dioses".

"No es aquí nuestra casa/ no viviremos aquí,/ tú de igual modo tendrás que marcharte", nos recuerda el rey-sabio.

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com