Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

El libro en la "Cátedra Aleph"

Ref.: “La Patria”, Manizales, domingo 10.VIII.08; p. 5-a [www.lapatria.com]

A seis años de haber sido creada la “Cátedra Aleph” en la Universidad Nacional - sede Manizales, resalto que ha sido espacio académico de libertad en la exploración y discernimiento del saber, por medio de lectura comprensiva y crítica, a partir de primer ejercicio: el estudio de “El Aleph” de Borges, un relato extraño y difícil que los estudiantes asumen con sorpresa e interpretan de manera sugestiva.

 Los temas abordados son interesantes, en la conexión ciencia y humanismo: “La comprensión unitaria”; “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”; “Albert Einstein: el científico y el humanista”; “Ciencia y humanismo - ¿Tolerancia o respeto?”; “Cultura ciudadana y Cien años de soledad”; “Libros y bibliotecas: fulgor del conocimiento”; “El conocimiento y el placer, en diálogo”... Y en el semestre que está a punto de comenzar estudiaremos “La teoría del todo” (S. Hawking). Se trata de espacio universitario que promueve el diálogo, la conversación, como ámbito ampliado de la Revista Aleph (fundada en 1966, todavía en vigencia: 42 años, 146 ediciones).

Constante es la valoración del libro, con asuntos que propician su cercanía. En la versión undécima (II, 2007) nos ocupamos en especial de obra de Alberto Manguel (“La biblioteca de noche”), prolífico autor nacido en Argentina, canadiense y residente en Francia, que fue lector, a voz viva, de Borges. Volumen donde recuenta el proceso de aficiones del autor entorno a su biblioteca personal de cincuenta mil volúmenes en edificación antigua reconstruida en Francia, con recorrido por los misterios de la palabra escrita en la historia.

"La biblioteca de noche" (Norma, 2007) es fascinante obra del también autor de "Una historia de la lectura" (Norma, 1999) y “Con Borges” (Alianza, 2004), además de tantas otras. En aquella se ocupa de lo que es una biblioteca en diversas circunstancias: mito, orden, espacio, poder, sombra, forma, azar, mente, isla, supervivencia, olvido, imaginación, identidad y hogar. Con un punto de referencia: su biblioteca, en la ambición de albergar todas las historias que ha conocido, recordadas y olvidadas, con voces antiguas y nuevas, de presencia más imponente en la noche.

En las legendarias Torre de Babel y Biblioteca de Alejandría identifica espacios de inclusión y de exclusión: en la primera recuerda la ambición de alcanzar lo inalcanzable, vuelta realidad en la conquista del espacio. En la segunda se concentró lo que las lenguas habían producido como registros de conocimientos con intento de perdurar, esperanza que se sobrepone al tiempo, para terminar en llamas. Manguel concentra en su propia biblioteca lenguas y volúmenes en busca de la totalidad. Borges tuvo pretensión similar en su obra, la de compilar una biblioteca universal sin exclusiones, pero al recorrer la ciudad cae en la cuenta de no ser imposible su proyecto pero sí redundante, puesto que esa biblioteca universal es el mundo.

Con ejemplos históricos (Chinguetti, Ouadane, Mogao, Dunhuang...) el autor muestra el carácter de azar que congregó expresiones culturales en lugares determinados por las rutas de mercadeo e intercambios, motivo posterior de asaltos, saqueos, destrucciones. El Museo Británico, por ejemplo, dispone de importante colección de objetos culturales proveniente de regiones como aquellas, o de ciudades-oasis.

Otro aspecto de resaltar en la obra de Manguel es la identidad que se reconoce entre intelectuales: escritores, artistas o científicos, y sus espacios de trabajo, donde ejercen estudio, escritura y creación, acordes con lo que ellos son, con la manera de ser y de vivir. En esos espacios se ponen de presente el propio simbolismo y las maneras de organizar los materiales de trabajo. Lugares que se convierten en estímulo para aplicar horas continuas de labor grata. La biblioteca refleja a cada personalidad en su singularidad, en la forma de ‘autorretrato'.

La aventura de Robinson Crusoe la utiliza Manguel para dar paso a tema de actualidad: las bibliotecas informáticas, las redes, en debate con las bibliotecas físicas tradicionales. Tanto el autor como acuciosos analistas del problema vislumbran la supervivencia del libro físico, en simultaneidad con las bibliotecas virtuales, en complementariedad.

Las bibliotecas son recintos de paz, pero han sido objetivos de guerra a lo largo de los siglos. Lo fue la de Alejandría, y más reciente estuvo la destrucción de la Biblioteca Nacional (Vijecnica) de Sarajevo, en 1992, fríamente calculada, en cabeza del criminal de guerra Rodovan Karadzic, ex presidente serbio bosnio, ya cautivo, en bárbara tarea de "limpieza étnica" contra judíos y musulmanes: "El humo de los libros ocultaba el sol, en toda la ciudad nevaban las páginas hechas ceniza gris", se registró en publicación internacional de la época.

Las bibliotecas siguen siendo demostración de antigua metáfora al considerárselas el universo mismo, la esperanza en el lenguaje que nos permite leer a otros y que nos lean, en construcción incesante de mundos de acción y palabra. Recorrer estantes repletos de libros, con espíritu sediento, es motivo de singular deleite para quienes seguimos considerándonos sus devotos hijos. Un lector es, dice Manguel, un viajero que se detiene en su peregrinar, o un viajero que regresa.

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com