Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Con educación y arte sí hay futuro

Ref.: “La Patria”, Manizales, 11 de mayo de 2008; p. 5-a [www.lapatria.com]

En el ambiente de cualquier época se dan expresiones contrapuestas: por un lado las actuaciones oficiales triunfalistas y, por el otro, las visiones alternativas con ciertos dejos reactivos de pesimismo y derrota. Entre ambos, los medios de comunicación imparten, casi siempre, lo que “conviene” sin miramiento ni rigor. Con ese panorama, quienes, con talento y sostenido esfuerzo, salen adelante en las artes, las ciencias y las letras, en general no tienen lugar apropiado en la sociedad ni reconocimiento justo. Son luchadores en solitario que a pesar del desdén brotan como plantas intrusas, feraces, por resquicios de camino empedrado.

Hay entre nosotros casos sobresalientes. En la música, el sector cultural más importante en Manizales y Caldas, está un Nelson Monroy, con la Orquesta Sinfónica Juvenil, el Taller de Ópera y más de veinte grupos de cámara afines, por casi dos décadas jugándosela toda, sin decaer en su capacidad de gestión ni en su admirable disciplina de trabajo. Continuas crisis ha sorteado con la fuerza de una voluntad férrea que no declina ante los obstáculos. Y su proyecto sinfónico-coral ha ido saliendo adelante, con la sorpresa de frecuentes temporadas de música sinfónica y de ópera. Quizá ahora la congregación de voluntades pueda disipar cualquier proximidad de colapso, con responsabilidad central de la Universidad de Caldas.

Otro caso ejemplar es el de Yolmer Hurtado, director de "Legatto Vocal", agrupación que nos ha representado en festivales internacionales, por su capacidad de emprendimiento y laboriosidad. Licenciado en Música, profesional en Mercadeo y con estudios de postgrado en gestión cultural. Es joven personalidad de exaltar, que no se amilana ante las dificultades, las que sortea con tino y perseverancia, sin perder la busca continua de calidad en la expresión del grupo.

También tenemos en el ambiente manizalita a un Pedro Zapata, venido del fondo de historia anónima, y de la lejanía de las estrellas, con presencia constante en el ambiente cultural, al principio como teatrero, luego como gestor de "jornadas juveniles latinoamericanas" y "pensamiento sin fronteras", entusiasta y diestro en trabajo con niños y jóvenes con labores creativas por la palabra y la expresión plástica, y despliegue de tareas por todo el departamento, incluso comprometiendo universidades y con nexos internacionales. Admirable la tenacidad de este hombre que ha hecho de la palabra fuente de sortilegios, hasta la seducción de personalidades como Savater, Zimmerman, Touraine, Tonucci, etc., las que ha traído a nuestra ciudad regodeándose el apoyo entre tirios y troyanos. Algunos libros testimonian su trabajo, como el de ahora (“Infancias del agua”) auspiciado por la empresa "Aguas de Manizales", producto de manos infantiles con voces acompañantes como la del mismo Pedro (“agua: sinfonía para alivio del silencio”).

De admirar el “Tich”, realización de Rodrigo Carreño y Piedad-Eugenia Jurado, en la vecindad de los treinta primeros años de labores, y “Actores en escena” de Leonardo Arias y Liliana Díaz, instituciones culturales empujadoras, sobrevivientes de penurias, sin desánimo en lo adverso, profundizando a diario el trabajo en el teatro y en diversas formas de la difusión cultural.

Capítulo aparte lo integran Norma Velásquez-Garcés, con actividad prolífica de excelencia cumplida durante los primeros quince años del “Fondo Cultural del Café”; Matilde Cuartas y Octavio Arbeláez con el “Festival internacional de teatro”; Elvira Escobar de Restrepo con el “Museo de arte”; Guillermo Rendón y Anielka Gelemur con el “Instituto Bókkota de Altos Estudios”, en sus composiciones e investigaciones etnográficas; Maria-Virginia Santander con su “Quehacer Cultural”; la “Fundación Batuta Caldas” (con apoyo de la singular “Fundación Lúker”, sin darse ínfulas, tan solo ejercicio pleno de ¡magnanimidad!), con bandas en sectores populares y dos orquestas sinfónicas infantiles (¡!)... Y los festivales de Jazz, de Bandas, de Cornos,... del Pasillo,... el “Carnaval del diablo”,... las “Danzas del Ingrumá”... Y tantos y tantos..., que perseveran. Agrupaciones culturales en crecido número que hacen más amable, estimulante y optimista, el ambiente de la ciudad y la región.

Otros grupos y personas se nos quedan en el tintero, de igual modo merecedores de mención pública, que asimismo subsisten con el mensaje de afrontar la vida en sus dificultades, con dignidad y valor, tesón en el espíritu y en las manos, con las más nobles armas de la Cultura, sin miedos. Son esas personalidades y organizaciones puntales seguros en la reclamada transformación de la sociedad, desde la educación y el arte.

Me inclino respetuoso, con admiración, ante ellos y sus logros de cada día.

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com