Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Maria-Esther, en educación y universalidad


Es tan de rutinas la palabra que casi siempre no alcanzamos a racionalizar su uso, ni a meditar en su alcance, menos en las consecuencias. Los escritores y pensadores serán aquella estirpe extraña que trata de sentir la palabra y de buscarle acomodo en formas de razonamiento y creación. Los científicos a su vez hacen lo propio, con la lógica que da sentido y comunica.


Maria-Esther Aguirre L. y Ramón Mier (esposo; pianista-compositor)

Las formas en pinturas, volúmenes y movimientos son otras maneras de la expresión, con lenguajes que enmudecen la palabra. "La escritura me ha llevado al silencio", le dijo Samuel Beckett a Charles Juliet, en diálogos con episodios de mutismo.

"La palabra habita la voz y su poder es contundente", escribe Maria-Esther Aguirre Lora en su libro "Mares y puertos" (2005), al concebir el lenguaje como espejo de la mente, en especie de ciudad de laberintos. Y desarrolla la idea de nadie ser propietario exclusivo del sentido, cuya naturaleza le mantiene en flujo continuo entre el uno y los otros, flotando, en alusión a Barthes, con apertura a más significados. O como lo expresó el poeta Eugenio Montejo: "toda palabra nace con una aspiración de apertura al mundo". La palabra está ahí, expuesta a las contingencias, favorecedora de la comunicación, poder en la expansión de sentidos y en la obligatoriedad de la existencia.

Maria-Esther es profesora adscrita al "Instituto de investigaciones sobre universidad y educación - IISUE" de la UNAM, con amplia obra ensayística publicada sobre temas de la educación con perspectiva histórica, incluso se le reconoce como experta mundial en la vida y obra de Juan Amós Comenio (1592-1670), gran reformador de la educación, creador de métodos y comprensiones unitarias. El compromiso ha sido el de participar en la construcción de futuro, como idea clave de la educación, con imaginación y deseo. Entre sus libros publicados están: "Juan Amós Comenio: obra, andanzas, atmósferas", "El mundo en imágenes" (estudio prologal de la obra de Comenio, en la bella publicación de Conacyt de 1993), "La apropiación del mundo: un lugar de encuentro entre el saber, la imagen y la palabra", "Tramas y espejos: los constructores de historias en la educación", "Acercamientos a una hermenéutica de la cultura", "La escuela primaria, una invención del siglo XIX", y la mencionada obra "Mares y puertos - Navegar en las aguas de la modernidad", especie de autobiografía intelectual. Y como traductora ha publicado los libros: "El mito de la universidad" (Claudio Bonvecchio), "Historia social de la educación" (Antonio Santoni Rugiu), "Nostalgia del maestro artesano" (A.S. Rugiu).

Después de años de intercambio epistolar, y de sus valoradas colaboraciones en la Revista Aleph, nos citamos para "platicar" largo, con cena incluida, en el "Bistró Mosaico" de la colonia Condesa (México D.F.), con encuentro al día siguiente en el campus central de la UNAM, también con Livia y el esposo de aquella, el pianista, docente y compositor, Ramón Mier. Examinamos temas diversos. Para comenzar abordamos el sentido que tiene la educación al construir lugares verdaderos y personas verdaderas, con revisión de lo provisional en la palabra "verdad". El vocablo "utopía" aparece pronto en la conversación, con repaso de su origen en el griego que remite al no-lugar, al lugar inexistente, para comprender en los momentos de conflicto, de rupturas, con salto de los mismos límites de lo aceptable. Los aspectos de la diversidad étnica, cultural y social aparecen, con vínculo en los programas de integración, que involucran componentes económica y de cultura, con la evidencia de las tensiones surgidas entre lo global, lo nacional y lo local, con recurrencia en el neologismo "glocal", idea proveniente de los japoneses.

Con ese hilo que va desplegándose llegamos a mirar la situación del mundo con el imperio del individualismo, el de la consigna "sálvese quien pueda y como pueda", con cúspide en un sistema floreciente de compra-venta de empresas nacionales, y la rearmazón de los estados que han llegado a diluir responsabilidades sociales, con la imagen de quedar las vidas gravitando de los tentáculos de las "multis".

Y en este panorama del mundo, con el subir y bajar de las bolsas de valores, Maria- Esther recurre a mencionar la manera como se configura una especie de "vendimia académica", con estrategias de imagen y de mercadeo que invaden los espacios más impensables; son los casos de la "venta confidencial por internet de títulos y grados", "la elaboración de tesis a domicilio", "la pericia de hacer informes equilibrándolos en cada una de sus partes, para que acumulen más puntos", "la publicación de libros y artículos" con el mismo interés monetario, y cuantas más aventuras que corroen el sentido genuino de universidad, con desprecio por valores sustantivos como rigor, solidaridad, generosidad, honestidad y austeridad en la busca del conocimiento.
El saber, el comprender y el actuar van de la mano en aquella mujer admirable, curtida en lunas, viajera de la historia y la geografía.


Ref.: Diario "La Patria", Manizales, Col., domingo 9.XI.08;  p. 5-a    (www.lapatria.com)

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com