Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Georges Lomné y el Bicentenario en Grandes Temas

Prof. Dr. GEORGES LOMNÉ en su conferencia de apertura del ciclo: Bicentenario, en la Cátedra abierta GRANDES TEMAS DE NUESTRO TIEMPO, 24.II.2010

La historia, lo sabemos desde Heródoto, el gran cronista de las Guerras Médicas, es la exposición de hechos y procesos, para evitar que, con el tiempo, se olviden, incluso destacando su “celebridad”. Hoy la historia es, integralmente, examen de causas, contextos y consecuencias.

Para el recuerdo del Bicentenario hemos acudido, en esta cátedra abierta que comenzamos hoy, a disciplinas y visiones distintas, puesto que la historia no es solo asunto de historiadores. Sinembargo, a nivel nacional la “celebración” –si cabe el término, en concesión a Heródoto- trata de abrirse paso en medio de nubarrones que disipan el ambiente para el examen riguroso de temas y problemas que continúan gravitando en nuestra sociedad desde los grandes choques en la Conquista y la Independencia. Por fortuna, además del valioso trabajo de los nuestros, en especial desde el siglo XIX, y de la renovadora escuela formada por Jaime Jaramillo-Uribe, historiadores europeos y norteamericanos se han acercado a este subcontinente con el ánimo de ayudar a desentrañar sentidos, interpretaciones, e imaginarios de los procesos que se han vivido y padecido, con singulares contribuciones comenzando por el método científico, con seriedad y rigor implícitos, en las indagaciones y en la escritura, elementos a veces tan esquivos en estos ambientes tropicales.

Refiero en especial tres casos: el inglés Malcolm Deas (de Oxford), el estadounidense Frank Safford (Northwestern University) y el francés Georges Lomné (de La Sorbona y Marne-la-Vallée), a quienes distinguimos como colombianistas, con trabajos de excelencia en contextos amplios.

Nuestro invitado especial, para la conferencia de apertura de este singular ciclo de quince conferencias, de vasto espectro en temáticas e ideologías, es el Prof. Dr. Georges Lomné, experto en historia política de Ecuador, Venezuela y Colombia, con dedicación temprana, y significativa obra ensayística publicada, además de conferenciante internacional y de profesor eminente en su país de origen e invitado en diversas universidades de América Latina, en particular de la Universidad Nacional y del Externado en Bogotá. Con labor multiplicadora en la dirección del “Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA)”, con sede en Lima. Su aplicación a Colombia surge de comprender nuestro país como el más interesante precisamente por su complejidad.

No es mi propósito extenderme en consideraciones sobre su obra, de suyo fundamental, pero si quiero aludir, en brevedad, a algunas de sus interpretaciones singulares. El profesor Lomné considera que estos países han tenido tres siglos de historia común, pero al constituirse ellos como naciones independientes han tenido que inventar tradiciones y mitos nacionales. Para el caso de Colombia y Venezuela, la decisión de constituirse en territorios separados ha llevado a crear ciertos desacuerdos (¿odios?) como intento de alcanzar legitimidad de Estado. Y en estos tiempos que corren el asunto ha ido casi a mayores.

Por otra parte, Lomné compara a Perú y Colombia en sus procesos de Independencia, y observa que en nuestro país se perdió una valiosa "clase" intelectual que fue fusilada de manera implacable; en cambio en Perú no se perdieron sus élites pensantes. Sinembargo anhela, por las cualidades en común de estos pueblos, que se alcance una unión sólida.

En los albores de los noventa, Lomné concibió una América Latina como un "Mediterráneo de ultramar", por la circunstancia de ser ambientes con valores del honor y parentelas del mundo mediterráneo. Sus investigaciones sobre los imaginarios en esta parte del mundo, le han llevado a descubrir, por ejemplo, la existencia de construcciones mentales, como una "simbólica indígena" en tiempos de la Independencia, alejada de la realidad andina, por caso la representación de la Libertad en una indígena medio desnuda, con plumas en la cabeza, que fue creación de Miranda y de próceres venezolanos, proveniente de la idea del "buen salvaje".

Su concepción de la historia está en la posibilidad de comprender el mundo, en su pasado y en los mecanismos actuales, así como de proyectar futuro. Es decir, la historia permite estar en el centro del entendimiento, para atender los conflictos del mundo contemporáneo.

En sus estudios sobre Colombia no ha podido eludir el tema de la violencia, como fue pretensión suya en los comienzos de vida de investigador. Pero al avanzar en su trabajo, no dejaba de encontrarse con aquella. Y ha interpretado que en el caso colombiano, la Independencia fomentó un patriotismo a la manera antigua, es decir, con ciudades al modo griego o romano, con fomento de la guerra de conquista, el ostracismo y el crimen político. Venezuela y Ecuador tuvieron similar problema, pero mientras ese patriotismo a la antigua se fue apagando en ellos, en Colombia continuó, tristemente, imperando el modelo a la antigua. Esta interpretación se conjuga con la muerte selectiva de las élites intelectuales en la Independencia, con la pretensión de borrarlas de la faz de la sociedad. Escenificación de violencia que no encontró en sus indagaciones sobre Caracas y Quito. Y ha subrayado que al estudiar archivos colombianos, le parece estar leyendo a Tucídides sobre la guerra del Peloponeso.

Quizá estas consideraciones puedan ayudar a interpretar situaciones actuales que padece nuestro país.

Lomné es personalidad serena, reflexiva, talante afín con su temprana formación en lengua y cultura del Japón, de laboriosa investigación a quien conozco y valoro de tiempo atrás, en mayor grado por la afinidad que nos descubrimos por la vida y la obra de Germán Arciniegas. Cabe resaltar que ha sido estudioso y traductor al francés de dos libros del prominente intelectual y académico americanista colombiano: “El mundo de la bella Simoneta” y “El caballero de El Dorado”, con estudios prologales y el análisis de la correspondencia de Arciniegas con Stefan Zweig.

Una anécdota al respecto: un día de comienzos de mayo de 1997, nos encontramos en casa del maestro tres arciniególogos: Lomné, Cobo-Borda y modestamente quien esto recuerda (testimonio registrado en la edición No. 108, de 1999, de la Revista Aleph; p. 35). El maestro, ya en tramo final de vida, ciego, pero con una lucidez asombrosa de memoria y de planteamientos, a los 97 años todavía dictaba sus artículos de prensa, decidió exponernos una iniciativa suya para que nos encargáramos de ponerla en marcha, puesto que su tiempo se agotaba. El maestro pensaba, no sin razón, que el género más sobresaliente en Latinoamérica es el ensayo, para lo cual repasaba nombres y obras que en dos o tres siglos han tenido significación. Entonces nos pidió que buscáramos maneras de establecer un Instituto consagrado a la investigación de esa expresión de estudio y pensamiento, o que inventáramos un modo progresivo de alcanzar la conformación de un organismo permanente dedicado a esa labor. También proponía el maestro que el primer evento se llevara a cabo en Burdeos, la tierra de Michel de Montaigne, el creador del género. Y hemos pensado que, para comenzar, pudiera ser una especie de seminario itinerante, con el apoyo de universidades latinoamericanas, y de Francia, que cada año, o cada dos o tres, reuniese especialistas a debatir temas, con derroteros preestablecidos, para fomentar el rescate y la divulgación de autores y de obras, con la publicación en libro de las memorias en cada ocasión.

Como paso singular, me parece que este evento, asumido en buena oportunidad por nuestro Vicerrector, en cierto modo aviva una posibilidad de esa naturaleza. La recuerdo para que con el profesor Lomné y con las universidades aquí representadas tratemos de cumplir con esa iniciativa del maestro Germán Arciniegas, a quien tuvimos en esta institución de conferenciante e inaugurando biblioteca que lleva su nombre.


Con alegría, más que complacencia, me permito ceder la palabra al querido y eminente profesor Georges Lomné, en este escenario también del estudiante de la mesa redonda.


Muchas gracias.

 

 

 

Manizales, Universidad Nacional de Colombia, Paraninfo, miércoles 24 de febrero de 2010

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com