Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Juan Luis Mejía Arango, personalidad sobresaliente en la Educación y la Cultura

Juan Luis Mejía es personalidad intelectual valorada y reconocida en Colombia desde  temprano en su vida. Muy joven fue director de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín, donde realizó labores de fomento a la lectura con el novedoso sistema del bibliobús, por los barrios, y generó formas creativas de tertulia para estimular la escritura en públicos de las más contrastadas edades, con la conducción del inolvidable Manuel Mejía-Vallejo, escritor consagrado; talleres que produjeron escritores hoy de reconocimiento. En sus manos la Biblioteca Pública pasó a ser un centro de cultura, con ebullición de actividades y convocatoria continua en cumplimiento de misión pedagógica.

En conferencia, UN-Manizales, 23.IX2010: "Bicentenario de las Independencias: ¿Qué conmemoramos?"

Lector y estudioso sin fatiga, ejemplar en el conocimiento de temas de la cultura; fino observador de lo regional, en perspectiva cosmopolita. Expositor ameno y cautivante, a la manera de su tío, el médico y escritor Javier Arango-Ferrer, personalidad que frecuentó Manizales, en calidad de conferencista invitado, en los años sesentas del pasado siglo. Fue también director de la Biblioteca Nacional de Colombia, con similares arrestos. Ha viajado por el mundo en misiones de cultura, aprendiendo y compartiendo creencias hondas y solventes experiencias. De igual modo se ha desempeñado como editor en empresas nacionales e internacionales, columnista de prensa, conferenciante calificado, docente en escenarios exigentes y diversos, investigador en variados campos, con acendro en la historia, en las formas de expresión de las culturas y en las letras. Miembro de la Academia Colombiana de la Lengua y designado en la de Historia; gestor en áreas patrimoniales; diplomático, director de Colcultura y Ministro de Cultura,  emprendedor en la formación de niños y jóvenes en colegio rural, con exploración pedagógica de estímulo en la preparación integral, sin rodeos, con resultados concretos. Escritor con fuerte asidero de investigación. Su obra se ha publicado en la prensa, en revistas y libros, pero en general ha ido quedando en el espíritu de audiencias como esta, ávidas de saber y comprender.

Acontecimiento especial en su vida pública, en y desde la Cultura, fue la filosofía predicada y practicada en calidad de Ministro, para el diálogo de las regiones, en manera de acercar, conocer, intercambiar y hacer evidente la diversidad, con sentido complementario. Método de trabajo al que hay que volver, con perseverancia, si es que en un Estado tan díscolo como es el nuestro se deseara construir la paz, una paz surgida del reconocimiento en lo diverso, en la multiculturalidad, incluso en las diferencias más radicales. Diálogos entre las variadas expresiones de las regiones que promovió, con altruista mirada hacia metas alcanzables de coexistencia en lo diverso, con sumatoria de esfuerzos para potenciar la creación y los intercambios, con el fin de nutrir procesos, con referentes en comparación y emulación continua. Por desgracia la capacidad de continuidad en los mejores proyectos de recomposición del país quedan a la deriva, ante la falta de políticas de Estado, con visión estratégica, en sectores cruciales como la educación y la cultura.

Juan-Luis (al centro), con Livia y CER (En "Valentino", Manizales, con buen café)

Actitud indeclinable por el diálogo que compartimos con el físico teórico David Bohm, quien desesperado por las guerras y la crueldad en el mundo, se propuso constituir grupos en diversos países, advirtiendo la necesidad de relacionar en los diálogos los pensamientos, las sensaciones corporales y las emociones, con la ambición de encontrar por la Cultura los significados compartibles, hasta alcanzar comunicaciones en un todo coherentes.

De sus escrituras destaco la disertación de ingreso a la Academia Colombiana de la Lengua, dedicada a "Don Tomás Carrasquilla y su generación" (2008), un ensayo de laboriosa y fina factura, donde alude a “los anhelos de una sociedad a la cual la ilusión del oro imprimió su impronta de glorias y miserias”, motivo de una literatura regional antioqueña en las formas de cantar y narrar. Asimismo están sus libros sobre "Caminos y transportes", "La pintura como autobiografía", sus investigaciones sobre "La fotografía en Antioquia", sobre la vida y la obra de la pintora Débora Arango, su ensayo "Poesía de la naturaleza - Una visión  del paisaje en Antioquia", su investigación sobre un gran legado bibliográfico como lo fue la "Selección Samper-Ortega sobre literatura colombiana"; su estudio sobre los Trece Panidas, sus indagaciones sobre la Expedición Botánica y la Comisión Corográfica. Son abundantes sus buenos estudios prologales a obras de significación, sus semblanzas a personalidades de la cultura, sus escritos sobre política cultural, y las innumerables conferencias en diversos países, todo aquello merecedor de recogerse en volúmenes testimoniales de un saber comprometido con las realidades de la historia en nuestro tiempo, e inductores de cambios para fortaleza en la capacidad de memoria elaborada de un país maravilloso y variopinto como esta Colombia, la de tantos anhelos, deslumbrantes instantes y desfallecimientos de no ocultar.

En la firma del libro de visitantes ilustres (Biblioteca CER, UN, Campus-la-Nubia)

Como puede advertirse, se trata de personalidad integradora en los campos de la educación, el arte, el humanismo. En la última década, sus desempeños como Rector de la Universidad EAFIT, no lo han distanciado en su capacidad de estudio, de escritura y de comparecencia ilustrada e inteligente en escenarios académicos y en general culturales, nacionales e internacionales. La Universidad que regenta tiene la historia y el arraigo de reconocimientos por la calidad, con ejercicio completo en la idea primigenia que le corresponde, de cobertura amplia en campos de la ciencia, la técnica, las artes y el humanismo, con medio siglo de fructífera existencia, fue la primera universidad acreditada institucionalmente por el Ministerio de Educación Nacional. EAFIT bajo su guía de continuos aciertos ha ampliado ofertas y labores en artes, cimentado la investigación científica y redoblado los compromisos con el país actual y las generaciones sucesivas que encuentran en sus campus aliciente para la alta formación, para el pensar en sosiego y para la elaboración de planes apropiados.

Los siguientes son algunos de sus proyectos llevados a la realidad universitaria y social, con acción creadora, novedosa y persistente: Arte e investigación; El cine, compañero inseparable; Teatro, en permanente escena; Música, la vida en un pentagrama; Presencia en el campus, nuevos escenarios, nuevas exposiciones; EAFIT, un libro abierto; Indicadores de una acción continuada. Con ejercicio diario de valores institucionales como "la generosidad para escuchar y ponerse en el lugar del otro", "el respeto por las opiniones de los demás" y "la transigencia para buscar la conformidad y la unidad", con los complementos infaltables de la responsabilidad, la integridad y la audacia.

He tenido la suerte de sentir cerca a Juan-Luis por más de seis lustros, en amistad sin sesgos ni declives, tiempo de apreciar sus dotes intelectuales y éticas, sus desarrollos y compromisos con la educación y la cultura, nunca apoltronado en la burocracia, siempre en estado de efervescencia espiritual/intelectual, generando ideas de proyectos y llevando adelante iniciativas ambiciosas. No es exagerado decir que fue artífice de la Ley de Cultura y del Ministerio de Cultura, en sus concepciones más esenciales, así como del programa curricular “Gestión Cultural”, en esta sede universitaria.


Tenga la bondad, querido Rector, doctor Juan Luis Mejía Arango, de asumir la palabra en este también escenario del estudiante de la mesa redonda, bajo la invocación de aquellos espíritus que compartimos de siempre en lo más palpitante de la vida: Confucio, Sócrates,... Montaigne,... y de los más recientes Germán Arciniegas,... Javier Arango-Ferrer,... Manuel Mejía-Vallejo... y Alfonso Carvajal-Escobar.

Muchas gracias.

Juan-Luis, en diálogo con el público, al término de su exquisita conferencia

 


Universidad Nacional de Colombia, Manizales, Campus-la-Nubia, a 23 de septiembre de 2010

 

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com