Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Václav Havel: intelectual, escritor, gobernante


A pesar de la "globalización" económica, la apertura cultural no ocurre con intensidad similar. Los libros importantes, v. gr., originados en otros lugares no llegan con oportunidad y tienen sobrecostos por los gravámenes arancelarios, agregado al perverso sentido de la especulación. Por fortuna esta limitación va teniendo escape en el mundo del internet, con libre acceso de grueso público a los bienes de la Cultura.


Un caso palpable de nuestro aislamiento cultural lo demuestra la precaria resonancia en los medios colombianos de la muerte reciente de Václav Havel (n. 1936), oportunidad que hubiera sido para divulgar aspectos de su personalidad y de su obra. Intelectual disidente en el régimen comunista de Checoslovaquia, de mente laica, fascinado siempre por la "Oda a la Alegría" de Schiller/Beethoven y por "Power to the People", la canción de Lenon, además de fumador empedernido y obsesivo por el orden en su vida y ambientes personales. Escritor en los géneros de teatro y ensayo, con amplio arraigo en su medio y en Europa. Comprometido con las más nobles causas de la humanidad, la libertad y la justicia, no buscó representación alguna, pero fue convocado a asumir liderazgo social por su prestancia insobornable en cuestiones morales, y por la palabra viva al servicio de la gente, con insospechada comprensión del sentido de la democracia. Gobernó su país durante 13 años, practicante del agnosticismo y la heterodoxia en lo político, rodeado de la consideración y afecto del pueblo. Accedió a la política bajo el criterio que los intelectuales deberían ser oídos en la sociedad y reclamados con frecuencia para dar a conocer sus reflexiones, incluso radicales, oportunas y necesarias para acceder a un mundo más equitativo.

Quiso estudiar ciencias económicas en el régimen comunista, pero finalmente se formó con estudios de arte dramático. En los años sesenta del siglo pasado sus obras alcanzaron reconocimiento internacional, hasta con representación de obra suya en Nueva York. La famosa "Primavera de Praga", intento de acceder a una cierta forma de "socialismo democrático", impulsada por Alexander Dubcek, fue sofocada por la invasión soviética. Havel estuvo perseguido y sus obras prohibidas en su propio país y sufrió cárcel durante cinco años. Su capacidad de resistencia se soportó en la NO violencia que predicaron y ejercieron Gandhi y Martin Luther King. Por fortuna llegó a la cabeza de la URSS un Gorbachov con la "perestroika", que desencadenó la caída de un régimen autoritario y corrupto, simbolizada en el derrumbe del muro de Berlín en noviembre de 1989. La aceptación cívica de Havel lo llevó, por elección ocurrida a finales de ese año, a la presidencia de Checoslovaquia.

Sus grandes aciertos no dejaron de estar algo deslucidos por la separación de Eslovaquia, en 1993, a pesar de su oposición y retiro del cargo, con la consiguiente conformación de la República Checa, que entró a presidir. Similar le pasó a Gandhi que, sin ocupar cargo alguno en la India, lideró y conquistó la independencia de Inglaterra, con la intención de preservar unido al país en su diversidad étnica y religiosa, pero padeció la separación de Pakistán, reclamada por los islamistas.

Se aparta Havel de la presidencia en el 2003, al término del segundo período, con quebrantos agudos de salud, y reasume tareas en sus campos fundamentales de trabajo intelectual y en la representación de un liderazgo natural, internacional, conquistado por su reciedumbre ética, desde la presidencia de una fundación cultural. Obra suya ("La Retirada") aparece en teatro de Praga, con llenos totales, en la que trabajó el tema de las contradicciones entre individuo y poder. Además de ensayista, la obra que más lo representa pertenece al campo de la dramaturgia, por la atracción hacia la estructura exigida al narrar, por el sentido del espacio y del tiempo y por el ritmo, características especiales en la buena obra escénica. Formación que llegó a parangonar con la política, dándole a esta un sentido estético en el manejo de lo simbólico.

La periodista Monica Zgustova, y traductora del checo al español de sus memorias, escribió con exactitud, para recoger con síntesis el impacto de este intelectual en su medio: "Sin un presidente de la talla ética de Havel, la escala de valores del pueblo checo hubiera sido, sin duda, mucho más indefinida y desdibujada."

Su obra final: "Sea breve, por favor – Pensamientos y recuerdos" (Ed. Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, Barcelona 2008; 428 pp.), especie de memorias, me retuvo con asombro y deleite, por días, para captar la dimensión de esa personalidad de la inteligencia, conducida por el azar, o destino, a la política y al ejercicio del poder. La obra está desarrollada en especie de escenas sueltas, reflexivas, con testimonios de su trasegar, además incorporando minuciosa entrevista que le ayuda a poner en ideas un intenso acontecer de vida. Testimonios de sabiduría como al decir: "La protección al ser humano es un obligación más elevada que el respeto hacia un Estado." Y este concepto de cultura ciudadana: "El carácter de la sociedad se reconoce según el comportamiento de los choferes hacia los peatones."

En vecindad de su muerte –ocurrida el 18 de diciembre de 2011-, ya separado del poder, Havel se lamentó del mal rumbo de ciertas situaciones en su país y, en general en Europa, como la falta de respeto por el paisaje, la insípida arquitectura en auge, la dictadura de los medios de comunicación y el abismo entre los políticos y el pueblo.

 

["La Patria", 08.I.2012]

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com