Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Mario Calderón-Rivera, un símbolo


En las sociedades de todos los tiempos y lugares suele haber, por fortuna, personalidades que levantan la voz con ilustración y sentido avizor, con vínculo permanente al libre examen de los problemas acuciosos de nuestro tiempo, en su incidencia en las comunidades regionales, con universalidad. Personalidades que parecen navegar en contravía, distantes del inmediatismo y lo provinciano, a la vez que de las formas perversas de los liderazgos oportunistas y mendaces.

Mario Calderón-Rivera es, en nuestra región y en Colombia, un símbolo de entrega a la elaboración de pensamiento pertinente, desde el humanismo, con arraigo en la comprensión del desarrollo humano, integral, sin la mediatización por lo rentable, en modelo que domina. En esa visión integradora ha tenido trayectoria con perseverante aleccionar sobre las riquezas de la biodiversidad, en lo regional y global, señalando peligros y caminos de no transitar. Con reflexión calificada ha señalado norte para que el desarrollo conlleve el mejoramiento de las comunidades más desprotegidas, ocupándose de proyectos estratégicos, no siempre bien comprendidos y asimilados por la dirigencia en el poder, que debería ocuparse de llevarlos a cabo. En lo personal tengo conocimiento de él desde mis tiempos del bachillerato, conservando admiración y respeto por la ejemplaridad de su vida y de su obra.


Ref.: "La Patria", 05.II.2012;  p. 6-b

Apenas recién egresado de la Universidad, Caderón-Rivera ocupó la Secretaría del Consejo de Ministros, por designación del inolvidable Presidente Alberto Lleras, donde prestó concurso incluso en la redacción de proyectos de Decretos de largo alcance. Fue secretario de Hacienda en el departamento de Caldas, y en su trayectoria profesional, por reconocimiento a sus calidades, ocupó cargos nacionales e internacionales, como la consultoría en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), miembro del Club de Roma, la Presidencia del Banco Central Hipotecario, la embajada en Grecia, etc. Como detalle especial en la historia de la diplomacia colombiana, ha sido el único embajador que presentó informes mensuales a la Cancillería, singulares ensayos de observación y análisis de los múltiples aspectos de la Grecia contemporánea, que deben recogerse en libro.

Después de haber cumplido a cabalidad esos desempeños, decide retornar a sus lares de origen, radicándose en Manizales, con su bella esposa Edna-Luz, inteligente y letrada, de grata memoria, para contribuir, como lo ha hecho con generosidad, en la construcción de visión integradora de región, gestando y liderando iniciativas e impulsando encuentros para congregar voluntades y compromisos hacia el mejoramiento de las condiciones de vida de las gentes en el Gran Caldas y departamentos vecinos.

Ocupó por varios períodos la presidencia de la Cámara de Comercio de Manizales, posición que entendió y ejerció con singular liderazgo, mirando desde lo local al Pacífico, con llamado de urgencia para conectar el centro-occidente del país al mar promisorio en exportaciones e intercambios comerciales, académicos y culturales, con las potencias asiáticas. Y no ha cesado en su empeño de privilegiar la construcción del "Puerto de Tribugá" y el aeropuerto regional, con sólidos argumentos.

Constantes iniciativas, como ideas de proyectos, han mantenido palpitante el liderazgo cívico de este personaje emblemático. Por ejemplo, entre tantas, cito su iniciativa de incorporar en la planeación regional aspectos de espacialidad, con la colaboración del experto norteamericano en procesos descentralizadores, Dennis Rondinelli. Y en la formulación pionera de indicadores para medir el desarrollo de los municipios, en colaboración con el experto alemán Wulf Stollbrock.

En solitario, a veces, abordó la dirigencia cívica, empresarial y política de los departamentos vecinos, con reuniones exploratorias hacia la configuración de una región que se proyectara con ambición al futuro, al país y al mundo. Talante amable, carismático, el de este hombre asombroso, que no ha ahorrado esfuerzo alguno en esos empeños integradores y prospectivos. Pluma fértil en pensamiento y pródiga en el manejo de temas en libros, conferencias, congresos, foros, mesas redondas, columnas de prensa, con sostenido fervor por la comprensión unitaria.

Su inquietud intelectual no ha tenido límites. Conocedor de los Presocráticos y de la cultura en la Grecia clásica, en algún momento de sus preocupaciones accedió al estudió de la obra de Edwar O. Wilson, para entender momentos y perspectivas de la Biología. También se encontró con la obra de Edgar Morin, la que ha asimilado con avidez, en su teoría de la complejidad, en el diagnóstico de la crisis mundial, con implicaciones medioambientales, en cuanto al modelo imperante de desarrollo, y a las posibilidades de superarla, en especial por las formulaciones de reforma ambiciosa en la Educación. Fui beneficiario de libros que me regaló de ese par de autores emblemáticos y en ocasiones intercambiamos opiniones sobre esas líneas de trabajo investigativo e intelectual, propuestas para alcanzar un mundo mejor, con equidad, libertad y justicia.

Su sincero interés por la Biología me permitió, a finales de los años noventa, establecer conversación tripartita: el Presidente durante 20 años de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, el botánico Prof. Dr. Luis Eduardo Mora-Osejo, el doctor Calderón-Rivera y mi persona, en frugal almuerzo en casa del bosque del Río Blanco (reserva protegida que ampara el suministro parcial de aguas para Manizales), donde examinamos la necesidad de crear un programa científico, de carácter universitario, que tuviera como esencia el estudio de los relictos de bosques nativos en la región, comprender los procesos involucrados en ellos y fomentar la protección de la biodiversidad andina, con su aprovechamiento sostenible. De ese diálogo surgió el proyecto que en principio traté de involucrar en la Universidad Nacional de Manizales, pero luego se materializó como programa de "Biología Tropical Andina" en la Universidad de Caldas, que abrimos a comienzos de la primera década de este siglo, en sencilla y cálida ceremonia, con la presencia activa de los doctores Mora-Osejo y Calderón-Rivera, al recibir los primeros alumnos, programa que en la actualidad goza de muy buena salud.

Otro acontecimiento impactante en la vida del doctor Mario lo fue el foro/coloquio/seminario "La cuenca del Pacífico y el siglo XXI" (Manizales, julio de 1987), de convocatoria y participación internacional, en el que tuvimos la oportunidad de escuchar concienzudas intervenciones del mismo Calderón-Rivera, de Alfonso López-Michelsen, de Belisario Betancur, de Elizabeth Mann (científica alemana-canadiense, autora de informe para el Club de Roma sobre el futuro de los océanos), de Roberto Panero (experto en estudios de desarrollo mundial, del Hudson Institute, el especialista mayor en las potencialidades del Chocó), Joaquín Fonseca-Truque (docente e investigador universitario, representante de Colombia en la Comisión Permanente del Pacífico Sur), Carlos Fraguio (profesor de la Escuela Naval y del Instituto Tecnológico de Buenos Aires, presidente de la asociación Argentina-Japón), Gunter Pauli (consultor belga, experto en economías asiáticas, en especial de Japón y Singapur), Gustavo Ángel-Mejía (fundador de la comisión colombiana de Oceanografía, partícipe de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Derecho del Mar), entre otros.

En aquella histórica ocasión, el doctor Mario dijo, al instalar el evento: "No vacilo en afirmar que en esta estimulante convergencia se expresa uno de los grandes signos de una nación que se transforma. Es evidente que gestos concurrentes de clarividencia política nos han puesto en el camino de crear un país nuevo. Las secuelas indeseables de los excesos centralistas durante décadas parecieron colocarnos en un proceso de involución que terminó deteriorando peligrosamente las propias defensas de nuestra organización política y social. Los síndromes de dependencia no solo arruinaron la capacidad de iniciativa en la periferia, sino que nos restaron capacidad para penetrar a la escena internacional. Es posible que ahí radique la gran razón para que hubiéramos vivido de espaldas al mar y, como consecuencia, de espaldas al mundo."

En ese magno acontecimiento, aparte de congregar a la más representativa dirigencia del país, y a científicos internacionales expertos en el tema, aglutinó a gobernadores y dirigencia de los ocho departamentos de la región centro-occidente, invocando su integración entre ellos y con la nación, a la vez que buscar el acceso al mundo por el Pacífico.

Y todavía el país no asume una vigorosa política de Estado para responsabilizarse de poner en marcha los lineamientos y conclusiones de ese evento académico, de visión estratégica, concebido y llevado a cabo por Calderón-Rivera, en su calidad de gestor, convocante y director/gerente.

También gestó y dirigió el "V Congreso Mundial ZERI", en Manizales (Oct. 1999), con nueva concentración internacional de científicos ocupados de la biología, la biodiversidad y disciplinas afines, bajo la presidencia del Dr. Gunter Pauli, creador de ZERI, que contó con la asistencia e intervenciones de autoridades como el premio Nobel de Economía Gary Becker, el presidente de la Academia de Ciencias del Tercer Mundo Mohamed Hassan, y el presidente de Mitsubishi Electric Takashi Kiuchi, entre otros. En la antesala, Calderón-Rivera lideró la construcción del "Pabellón ZERI", en el "Recinto del Pensamiento", proyecto del Arq. Simón Vélez, levantado en colaboración con Marcelo Villegas, en tres maderas de la región: guadua, arboloco y aliso. Dispuesto en ese lugar, primero, como sede principal del "V Congreso Mundial ZERI", con réplica que se hizo luego para la Exposición Universal de Hannover 2000 en Alemania. Perdura en el Recinto, como lugar de actividades múltiples, incluso de conciertos y de exposiciones de orquídeas y jardinerías, motivo de admiración de visitantes.

En ese congreso hubo conferencias con implicaciones en el desarrollo de nuestra región, sobre guadua, fique, biogás, hongos tropicales, biodiversidad, sostenibilidad ambiental, etc. Es de recordar que ZERI promueve la investigación de tecnologías nuevas de cero emisiones contaminantes para el desarrollo sostenible.

Al conferírsele en el 2001 el Doctorado honoris causa en Ciencias Sociales, por la Universidad Autónoma de Manizales (UAM), su Rector, doctor César Vallejo-Mejía, resaltó en ilustrado y cálido discurso tres aspectos de la condición intelectual y de la actividad de Calderón-Rivera: "un pensamiento original, crítico, innovador y creativo"; "una visión geopolítica e histórico-política, impulsada por su concepto de región y fecundada por sus valores integracionistas y por el don de visionario que le es propio", y "un espíritu emprendedor a prueba de dificultades y de críticas mezquinas".

Recontar su vida y su obra, con detalle, es motivo de un concienzudo trabajo de grado, incluso para hacer el inventario de sus escritos y publicarlos en volúmenes de parte de las universidades (SUMA), con alianza de los sectores público y privado. Habrá de ser el mejor testimonio de un pensar activo, estratégico y humanístico, sin antecedentes en la región y el país. Lección de impacto para las nuevas generaciones, con referente de alto nivel, apropiado, y de compromiso insoslayable en la solución de los problemas que asedian a las comunidades, con visión de futuro próspero para todos.

Mario Calderón-Rivera continuará alumbrándonos el camino, con estímulo al estudio multidisciplinario en conexión con maneras creativas de abordar las dificultades y de emprender con entusiasmo y efectividad las tareas. Más ahora que se encuentra escribiendo un libro con la historia de la "Fundación Gaviotas" y de su creador, bajo el título: "Renacimiento en el Trópico – Paolo Lugari o los tiempos de Gaviotas".


[publicado en "La Patria", Manizales, 05.II.2012]
Copyright ©Powered by Ciudadeje.com