Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Desde Aleph

Comportamientos... De Erasmo de Rotterdam a Alfonso Reyes y Antanas Mockus

Desde tiempos inmemoriales se han dado pautas para cómo comportarse los individuos y las colectividades, en función de las culturas, las creencias, los intereses. Y esas directrices han sido cambiantes. La cuestión es cómo pensar en nuestro momento unas guías de conducta para ser promovidas con cierta validez general, sin sujeción a ideologías o religiones, a la manera de valores ciudadanos, con ideales de justicia y de virtud. El tema es pertinente en especial para la educación, en todos los niveles. Para su regulación se acude a la expedición de normas en las instituciones y a nivel del Estado, pero el mayor problema se traslada a su acatamiento, para lo cual deberá conseguirse pedagogía adecuada.


Leer más...

Universidad, ¿paradigma?

En educación siempre habrá maneras de justificar los procedimientos, o los métodos. La gama es amplia para apelar a los sustentos de lo que se hace en el aula y en la escuela. Pero para asumir una política de Estado será necesario indagar en la historia, con la prueba de modelos unos de acierto y otros en desconcierto. No siempre quienes se encargan de esa formulación son los más capaces e ilustrados. Se suceden reformas, sin asumir las enseñanzas de las anteriores por logros y por frustraciones. El proceso es caótico, sin apuntar de manera estructurada a los necesarios avances. Caso más protuberante en Colombia es el abandono de la historia y la geografía, al igual que del método de enseñar a pensar para formar en “pensamiento crítico” o en aquella capacidad de juzgar por sí mismo con argumentos, y no en los pareceres o gustos, menos en las pasiones.

Leer más...

En los sin-cuenta...

Somos los hijos de la Nada, los apóstoles del trabajo, los ilusos defensores de la fe en la vida. Somos un retazo de luz o de fuego perdido en el Universo, apenas cenizas andantes, micropartículas de arena en el desierto de las consternaciones. Somos quizá víctimas de causas perdidas, pero con camino recorrido y por recorrer. El pasado nos dejó adelante, y el estar aquí y ahora, es un gozo insospechado.


Leer más...

La humanidad en situación

Situarse uno en su momento demanda conocimientos de la historia y en especial de los problemas de la época, los heredados y los cosechados en el propio tiempo. Pero, ante todo, implica asimilar los grandes y esenciales interrogantes que gravitan en la humanidad: De dónde venimos y para dónde vamos, qué sentido tiene la vida, cuál es la responsabilidad de interrelación de nosotros con el medio natural, cómo alcanzar comprensión y colaboración con los semejantes, cuál es el papel de la educación en el desarrollo humano integral, impactos en los avances de la tecnología y la propaganda...
Inquietudes que en lo fundamental se plantean los pensadores de todos los tiempos, con los escritores haciendo de puente entre las diversas formas de expresión que incorporan el arte, la ciencia, la moral. En 1959 el notable escritor inglés Aldous Huxley dictó un ciclo de doce conferencias en la Universidad de California recogidas en un volumen (“La situación humana”), en las cuales abordó esas palpitantes cuestiones. Huxley pertenece a dinastía familiar de científicos, escritores y humanistas, con abuelo biólogo evolucionista (Thomas-Henry Huxley),  y en esas conferencias hace gala de conocimientos en ciencias, historia, filosofía, con sentido de interpretación y de interconexión de saberes. 


Leer más...

Noticias del mirar, por Aachen

Estamos inmersos en el medio que habitamos. Quietos o en movimiento percibimos las cercanías, los entornos, y las distancias prudentes, con ojos y oídos. Así no estemos atentos al transcurrir distinto, la percepción se hace selectiva e inconsciente. Vemos cómo camina la gente, de qué manera comen, cómo fuman,… expresiones de actitud personal, diferenciadora, muestra de lo múltiple y diverso. Somos distintos, y al percibir las diferencias entendemos lo importante que es aprender a coexistir reconociéndolas.

En esta pasantía de “auto-semestre-sabático” que he tenido, con asiento principal en Herzogenrath (Aachen, Ciudad-región), trato de hacer más consciente ese mirar de las proximidades y las distancias. En paréntesis de labor, vamos Livia y yo de nuestra casa a tomar el tren en vecindades que nos conduzca al centro de Aquisgrán, para visitar librería y en pausa tomar café en el Liège y conversar un poco. Solemos encontrar personas que vamos reconociendo por las coincidencias en horarios. Uno, lleva siempre un perro blanquinegro y suele ser gentil con personas de limitaciones para movimientos, prestando pronta ayuda. Otro, de apariencia marginal, quizá migrante pobre que se hizo en soledad a la vida. Su traje es casi siempre el mismo, muestra de las carencias; fuma y bebe, y escudriña las basuras, pero en la espera se sienta y abre grueso y añoso libro que le retiene en concentración de lectura, al suspender señala con un papel donde va. Aborda el tren y suele descender en la misma estación que nosotros; camina por un andén en la calle Jakob, hasta perdérsenos de vista. Va por ahí a hacer su día sin mayores ambiciones, con regreso en la noche al refugio de su quizá apacible dormir.


Aguzanieves (dos a la iquierda) y Arrendajeo euroasiático, referidos al final

Leer más...

Encanto de la memoria

La sabiduría es memoria decantada. Huellas del tiempo, en las glorias y penurias. Trasunto de pasiones y de elementos integradores, por las conexiones que labra la corriente tempestuosa de acontecimientos irredimibles. En cada instante de la vida es posible vislumbrar perspectivas del pasado, así se trate de puntos apenas para elucubrar sobre origen y evoluciones. Es cuestión también de arqueologías. La palabra es la fuente de los nexos, que permite explorar, conocer y dilucidar incluso con atrevimiento. Los riesgos hay que correrlos, siempre y cuando no sea para acentuar derrumbes o catástrofes, en las relaciones humanas y con la Naturaleza.
 
 

Ocurrencias de un devenir sin sospechas

Para aprovechar un autoproclamado “semestre sabático ad-honorem” me he desplazado con Livia a Europa, en cumplimiento de algunos propósitos académico-culturales, con enclave fundamental en la ciudad de Carlomagno. Y en el camino se ocurren cosas, incluso con aliento de lecturas recientes. Así, me ha gravitado una frase del filósofo Byung-Chul Han, coreano heideggereano, profesor en Berlín, después de haber leído con atención seis libros suyos, para un posterior ensayo; dice Han: “Lo bello no es un brillo momentáneo, sino seguir alumbrando en silencio” (en su obra: “La salvación de lo bello”). Y este caminar por la ventana de la cultura de Occidente, nos aviva los asombros por los hitos sucedidos desde la Grecia clásica. Y en ese mirar y meditar, nos surgen ocurrencias.

Leer más...

Agua que te quiero agua

Verde que te quiero verde
              F. García-Lorca

Aire, agua, fuego y tierra, son los elementos que desde los griegos han involucrado a la población viviente. Y el éter, con esa condición difusa en un pensar más allá del terreno habitado. Desde siempre el agua se estima como lo más imprescindible. Por los cambios climáticos, esos recursos vitales suelen variar por épocas y regiones. Lugares de intensas sequías y otros de lluvias torrenciales, arrasadoras, o en los mismos con oscilaciones de esa naturaleza. El medio es despiadado en ocasiones, pero también con oportunidades para el disfrute y el gozo en las comunidades. Nada es una sucesión de dicha.

En el caso de Manizales, nuestra ciudad  ha tenido moderada protección de la hoya hidrográfica que nos suministra el agua para la diversidad de consumos, auncuando no puede desconocerse el alto grado de contaminación que aportamos a ríos y quebradas, por la industria y los hogares, los desechos, la incontrolada fumigación química en cultivos, los plásticos, etc. Y la cruel deforestación que favorece deslizamientos y avalanchas.  Nos falta, incluso, conciencia para recuperar y proteger las microcuencas urbanas.

Leer más...

Sindéresis, un sentido por recuperar

En curioso, bien investigado y elaborado libro: “312 dichos, sentencias y refranes de ‘La Celestina’ [de Fernando de Rojas]” (Manizales, 2016), su autor, Don Efraim Osorio, nuestro gramático de cabecera, recoge el siguiente: “Cuando a los extremos falta del medio, arrimarse el hombre al más sano, es discreción” (51), con la interpretación del autor de acogerse las personas sensatas por la alternativa que se considere mejor, con menos riesgos. Es, quizá, la idea del justo medio, en falta, que conduce a escoger entre dos males el menos malo. Pero, en general, el justo medio será un atractivo para tomar distancia de extremos siempre perversos. Lo cual no quiere decir que mire con desdén y distancia a uno y otro lado. Ese justo medio deberá involucrar una toma de posición frente a los problemas y las situaciones engorrosas, para ayudar a dirimir opciones antagónicas, en busca de un camino de mejor perspectiva.
Para todo aquello se requerirá una mente avisada y espíritu sereno, condiciones adquiridas con el entrenamiento de la vida diaria, apegada a formas no radicales de pensamiento, con algo de escepticismo. La pasión suele colarse en las actuaciones cuando nos dejamos dominar por la intemperancia, el rechazo al otro, o a lo otro, por distinto que parezca. Ese entrenamiento de equilibrio deberá alcanzarse con en la rutina de diálogos y debates, para alcanzar la comprensión de las diferencias, por extremas que sean. Se conversa y se debate no tanto para convencer al otro, o para que nos convenzan, también para identificar con claridad las posiciones, aún las irreconciliables. Lo que nos conducirá a aceptarnos con respeto en las diferencias, y poder seguir adelante encontrando espacios donde podamos actuar en común, por el bien del conjunto, sea familia, amistades, grupo de trabajo, con alcance en el mejoramiento de la sociedad.

Leer más...

Jardines, con 'el verde de todos los colores'

El desarrollo suele ser siempre algo imprevisible. Planificadores hay de ocasión y aún formados en lo académico para dictaminar sobre lo bueno y lo malo. Habrá ciudades y sectores urbanos que responden a un plan determinado, pero en general lo que se impone es el mayor provecho económico de los territorios, en este modelo dominante marcado por el signo del dinero. Cada metro cuadrado de tierra urbana es medido en términos de lo que pueda sacar de rentabilidad el constructor, con sacrificio de lo verde. Se apeñuscan las viviendas y las torres desafían a las estrellas.

Las ciudades solían tener espacios para jardines y patios de huertos y árboles. Pero el crecimiento de ellas fue arrasando todo aquello. Y quedan relictos como especies de testimonios mudos. Los antejardines han sido pavimentados para cuadrar carros o para dar ingreso a los parqueaderos. ¿Cómo pensar de nuevo la ciudad con recuperación de espacios para algo de flores y de huertos? Se necesitan comprensiones sensatas y políticas en las municipalidades para intentar volver en algo amables esos lugares de hacinamiento en ferroconcreto.

Quedan ínsulas en las urbes, de pequeñas a megas, como nuestro “Jardín Aleph”.

Pienso el tema al leer el buen libro “Pequeños paraísos – El espíritu de los jardines” de Mario Satz (Ed. Acantilado, Barcelona 2017). El autor, argentino, filólogo, poeta, ensayista, narrador, traductor, se ocupa de repasar los jardines, con sus singularidades, en diversas culturas: con Grecia, Persia, la India, China, Japón, Babilonia… Y llega a discernir sobre particularidades que denomina jardín de los filósofos, jardín de las cigarras, el jardín holográfico y el jardín del alma, con remate en meditación sobre el regreso al origen.

Leer más...

La generación Patiño-Restrepo/Carvajal-Escobar

En el saber tradicional suele decirse: “recordar es vivir”. Y el encuentro que tuvimos el pasado 1 de diciembre, con motivo de los cincuenta años de graduados, fue oportunidad para hacer memoria de nuestro tiempo de estudio en los claustros UN, cuyo desarrollo ha sido en verdad de asombro, en todos los campos, para la formación continua, de alto nivel, de sucesivas generaciones, procedentes de la región y de todo el país.


De izquierda a derecha, en el sitio del busto de nuestro "Decano Magnífico", Ing.Arch. Alfonso Carvajal-Escobar ("Campus Palogrande, UN-Manizales): 
Ingenieros Civiles Roberto Arango-Bernal, Luis-Emilio Rmírez R., Luis-Eddie Gálvez L., 
Carlos-Enrique Ruiz, Ramiro Franco L., Gabriel Arteaga-Mejía, Rodrigo Jiménez-Naranjo, Fernando Gómez-Jaramillo, 
Luis-Alfonso Mejía C., Gustavo Estrada-Latorre

Leer más...

Manifiesto por la Educación: Edgar Morin en el combate por la lucidez

No hay caminos fáciles, y la vida desde sus orígenes es una aventura y una lucha continua, con avances y retrocesos, con obstáculos, algunos insalvables, y cataclismos. Pero la vida está ahí, con un “homo sapiens” de trescientos cincuenta mil años de edad, en realidad muy joven si lo comparamos con los cuatro mil cuatrocientos setenta millones de años de la Tierra y del Sistema Solar. E insignificante nuestra edad respecto a la del Universo, cercana a los catorce mil millones de años. Estamos aquí después del sinestro de doscientos cincuenta millones de años atrás que aniquiló las especies vivientes, con la rara sobrevivencia del “lyphosaurus”. También de recordar la catástrofe de hace sesenta y cinco millones de años que acabó con los dinosaurios, sobreviviendo los pequeños mamíferos, antecesores nuestros.

Temas de esta naturaleza son considerados en el libro “Enseñar a vivir – Manifiesto para cambiar la educación” (2015) del filósofo contemporáneo Edgar Morin, quien a sus noventa y seis años sigue en pie pensando, escribiendo y debatiendo sobre temas candentes de la actualidad y para el futuro del mundo. Afianza sus convicciones en el conocimiento científico e histórico, para considerar que desde el surgimiento del “homo sapiens” la evolución biológica es poco significativa y que lo conseguido en los individuos y en la sociedad es debido a la educación y la cultura, con las artes involucradas. Y este ha de ser el camino para intervenir hacia un mejor destino del género humano.

Leer más...

Beatriz-Helena Robledo y su biografía de María Cano, la virgen roja

La dirección del sistema de bibliotecas de nuestra sede UN viene realizando labores diversas en promoción de la lectura y empeñada en darle vida múltiple a estos recintos, incluso con actividad extra-campus, en comunidades un tanto marginales y en la calle.

Nos acompaña Beatriz-Helena Robledo, escritora y académica de apreciable trayectoria, nacional e internacional, hija de Manizales e hija de eminente profesor de nuestra Escuela de Ingeniería, Alfredo Robledo-Isaza, personalidad de recordar por la brillantez de su inteligencia, la capacidad enorme de realizaciones en campos profesionales y el acierto motivador en su expresión fluida e ilustrada. Beatriz-Helena de niña tuvo de él animación en lecturas y diálogos que le fueron definiendo su vocación por la escritura y el compartir con solidaridad el fruto de su inteligencia, heredada y desplegada con autonomía de vuelo.



Leer más...

A la sombra de una flor

Yo elegí esta simiente porque cabe
en la mano del más simple hortelano;
porque me dio en parábolas la clave
del trigo eterno que se torna humano.

                                                                                      Fernando Mejía-Mejía

 

Cantilenas en el asombro de las tardes, con el crepúsculo de cuerpo y alma a la zaga de horizontes por descubrirse. Gozo en las palabras dispuestas al encuentro de ecos de soledad y miedo, enerva la concupiscencia de cuerpos amañados con el confuso porvenir. Cada atardecer es un preludio de promesas desvanecidas, antes de volverse realidad. Queda la esperanza en el sosiego de las noches, tan propicias a los sueños de cariz extraño, cuando se ocurren encuentros y desencuentros, en atmósfera de trinos y seducciones. La palabra retorna al dominio de la razón, antes en los extravíos de clemencias con pilatunas.
En la plácida mirada las palabras contemplan el paso del tiempo, entre arrumes de silencios en la contrapuesta mañana, templada con el lento vagar de las nieblas. El paisaje se torna en embeleco y las piedras del camino respiran la holgura de espacios desolados. Morigerado adorno de las nubes en la cobertura de los días, y las estrellas aguardan el compás con la música de las esferas, en el ciclo olvidado de períodos del comenzar de nuevo. La placidez en la mirada hace del momento un sutil emblema para materias ignoradas.

Leer más...

Los anfibios de Antanas

Antanas Mockus ha sido personalidad intelectual presente en el país desde finales de los años ochenta. Formado en Matemática y en Filosofía, con raigambre en la Universidad Nacional de Colombia, de la cual fue profesor, vicerrector académico y rector. El más destacado alumno del sabio pedagogo Carlo Federici-Casa, inolvidable y eminente profesor UN. Doctor honoris-causa de la UN y de La Sorbona. Alcalde en dos oportunidades de Bogotá y candidato a la presidencia de Colombia. Su preocupación central, la educación, con ejercicio exitoso en los terrenos de la “cultura ciudadana”, que por infortunio no ha calado como política pública. Escritor y conferencista de sabiduría y creatividad inagotable. En buen momento creó “Corpovisionarios”, una corporación que ha cumplido desempeños de fomento de la “cultura ciudadana” en Colombia y en otros países. Y me parece que, sin darse cuenta, se ha consagrado como especie de conciencia moral y cívica, ajeno a capillas mediatizadoras y a conventillos perversos de la ideología y la política. Espíritu independiente, con capacidad ejercida para el libre examen, que no cabe en ortodoxias ni en partidos de intereses mezquinos.

Leer más...

Jesús Mejía-Ossa: maestro, folclorólogo

El vocablo cultura recoge toda expresión humana, en marcos de diversidad y complejidad, con sentido geográfico y de época. Difícil decir qué no es cultura, cuando se trata de productos humanos en sociedad. Y suele hablarse de cultura popular, con la palabra folclor, para identificar el producto social de colectividades arraigadas, de cierta tradición. De ese modo se identifican leyendas, mitos, rituales, la música, la danza, tradiciones orales y escritas, economía, gobierno, maneras de resolver conflictos, etc.  En las sociedades modernas ese estudio corresponde a expertos en antropología social y a los curiosos preocupados por el acontecer de las comunidades regionales, un tanto opacados por el ritmo de los tiempos, con realce de modelos socioeconómicos impregnados por la productividad y el interés monetario.


         Momentos de siempre interesante diálogo del maestro Jesús Mejía-Ossa, en "Casa Aleph"

Leer más...

"Amor en tierra firme", poemario de Guillermo Rendón G. (músico-compositor)

La poesía es la expresión primera de la literatura. Su naturaleza está signada por la emoción y de pronto por el pensamiento. Puede considerársela como arte, al modo de la música o la plástica. Ocurrencia para referir el bello poemario, en contenido y forma editorial, de Guillermo Rendón (n. 1935): “Amor en tierra firme” (Ed. Instituto Bókkota de Altos Estudios, Manizales 2016), una selección de 39 poemas (1960-2015), ilustrado por el mágico pincel del pintor Ezequiel Gabrielli. El autor es músico de rigurosa formación, compositor de obra contemporánea en las modalidades sinfónica, de cámara, y para solista, con premios nacionales e internacionales, e interpretada en diversos países de Europa y América; Ph.D. en ciencias etnográficas, con aplicaciones a la investigación científica y a la creación artística, con extensa y calificada obra. Aúna de modo singular y emblemático ciencia, arte y humanismo.

Leer más...

Austeridad y Sindéresis, la clave

Las informaciones y las noticias se derraman de continuo sin compasión. Al instante sabemos lo que está pasando hasta en los sitios más remotos. La competencia es por quien da la primicia. El acto terrorista, las disidencias, los desprecios, las faltas de protocolo, las risas o la ausencia de ellas, el saludo cálido o la carencia del mismo, las palabras dichas con ligereza, en la espontaneidad de momento crucial, y hasta los indicadores de la más diversa naturaleza, sobre los movimientos de la bolsa, el sube y baja de las corrientes de opinión, las comparaciones forzadas y tendenciosas, etc.

Leer más...

Guillermo Botero-Gutiérrez, escultor: en el centenario de su nacimiento

El arte es una expresión consustancial a la vida en la Naturaleza, de múltiples e inesperadas manifestaciones. Desde los trazos ingenuos de los primitivos pobladores del planeta, hasta las más elaboradas formas en el plano y en el espacio, producto de la destreza en mirada y manos. También apreciamos expresiones naturales, producto de la evolución en todo lo que nos circunda, que podemos admirar como arte por su belleza, incluso por lo extraño en el modo de manifestarse.

El pasado 17 de abril se cumplió el centenario del nacimiento de Guillermo Botero-Gutiérrez, nuestro escultor y artista plástico mayor, una personalidad de recordar siempre, de historia asombrosa que relató en su autobiografía: “Y fue un día” (UN, 1997). Alumno-fundador de la Escuela de Bellas Artes de Manizales (1932), becado en 1941 por la gobernación del departamento de Caldas para continuar estudios en Chile. Durante veinte años permanece fuera de Colombia, con estudio y trabajo al lado de grandes maestros en la escultura. Lector atinado, con temprano afloramiento de la palabra sabia y poética, al lado de su oficio llevado en dedicación absoluta. Vive en Chile, Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay,… con labor en talleres de otros y montaje de los propios. Deja obra regada por esos lugares, y regresa a Colombia en 1961, radicándose en Manizales, con su taller y su trabajo incansable en creación y exploración de todo tipo de materiales. Estimó que estos tienen alma y con su trabajo descubría las maneras de manifestarse los sentimientos de aquellos.

Leer más...

Carlos-Alberto Ospina H., filósofo en el Ensayo y en la vida

El maestro Germán Arciniegas solía aludir al género Ensayo como el principal aporte en las letras de América Latina. No le faltaba razón al recontar el crecido número de autores significativos en nuestros países, en sucesivas generaciones. Género que ha sido atribuido en su origen a Michel de Montaigne, en el siglo XVI, justo por sus discernimientos agrupados en tres volúmenes, con referencias eruditas pero con relato muy suelto, flexible, al mostrar su vida con libertad de examen, no exento de contradicciones, propias de la naturaleza humana. Nombres esclarecidos en Latinoamérica: Alfonso Reyes, Pedro y Camila Henríquez-Ureña, Baldomero Sanín-Cano, Eugenio-María de Hostos, Mariano Picón-Salas, Valentina Marulanda, Graciela Maturo, el mismo Germán Arciniegas, y muchos más.

Leer más...

Azul de Albergue

El mundo desde siempre se ha debatido entre extremos. Por un lado la destrucción obstinada en las guerras y sus secuelas. Por el otro, los procesos continuos de creación y de elaboración de condiciones para el bienestar. Hay momentos en los que la visión se nos nubla al percibir los desastres, con la crueldad de informaciones en directo de los medios, sin la menor compasión con la audiencia, o con la “televideaudiencia” (para recordar expresión del olvidado Enrique Uribe-White, en los comienzos de la TV en Colombia). Pero es necesario despejar la mirada y no dejarnos ocultar aquellas labores constructivas que vienen y siguen con perseverancia. La investigación científica es el soporte esencial, y sus aplicaciones se multiplican. La educación es la fortaleza mayor en desarrollo con la formación de juventudes promisorias, cada vez de mejor calidad. Por mis desempeños académicos puedo decir que los mejores estudiantes de ahora son mejores que los mejores de antes, lo que me afianza en el sentido de esperanza.
 

Leer más...

Auschwitz fotografiado por dos nazis

El portón central, a lo lejos, por donde se introduce paso a paso la multitud, es reconocible hoy entre todos ; símbolo de Auschwitz , fotografiado centenares de veces. Pero esta foto es única por la gente. El portón no está solo, como en la fotos habituales. La multitud es aquí el personaje central.

Entremos en el desorden.

 

Leer más...

Por qué Confucio

Todo tiempo tiene sus frustraciones y angustias, pero también logros y alegrías. El momento actual reúne los dos campos. Si apreciamos en mayor grado el segundo que el primero, será más factible ascender en términos de humanidad o, lo que es lo mismo, en ‘desarrollo humano’. Este propósito se lograría apelando a la historia, por medio del estudio de la vida y la obra de personalidades y escuelas significativas. Es decir, a los clásicos de todas las culturas, entendidos como aquellas fuentes propiciadoras de interpretaciones variadas pero con una línea conductora, en formulación de cualidades trascendentes. Deseable con un sentido laico, ajeno a religiones e ideologías, pero sí con respeto a ellas, las que hayan sido o sean respetables. Ese sentido laico se aprecia en la historia de la Cultura en formas del “panteísmo”, que puede encontrarse en Sócrates, en Confucio, en los “Salmos”, en Francisco de Asís, en Baruch Spinoza, en Albert Einstein, por ejemplo.


Leer más...

Caminando (poemas)

Caminando por la vida te he gozado

Poemafiches

 

I. Pensando en Guiomar

 

¿Cuál es la imagen que refleja a tu alma

frente a este espejo interno  que retrata

tu humana condición de ser poeta?

 

No un rol sino la fuerza de tu alma

que da voces al viento de tu espíritu

viejo modelo en ti que lo renuevas

 

Inspirada inspiradora de tu oficio

del viaje personal que tú inauguras

movimiento vital de tu conciencia

 

La conciencia de ser como tú eres

naciendo desde el fondo de tu música

vital inteligencia del lenguaje

 

En lenguaje que expresa lo que vives

caminando en las calles y en tu espacio

poeta emocionada de la vida

 

Rompiendo los tabúes masculinos

María de Magdala que te inspira

con expresión lograda que transforma

la vida con tu voz a tu mirada

Leer más...

Prof. Ing. UN Jorge Manrique-Londoño: ¡90 años!

Ingeniero Civil, incorporado a la docencia en nuestra Sede UN en años tempranos, en el apenas despegue. Supérstite de la generación de los fundadores. Docente consagrado y de rigor, en áreas de la matemática y de la ingeniería aplicada, con desempeños de dirección en departamento y decanato. Serio y exigente, sin ser hosco. Diestro en el manejo del tablero, con trazos admirables en el despliegue de ecuaciones y de figuras espaciales, con inteligibilidad. Tuve el honor de ser su alumno en tres asignaturas, y docente a su cargo en el departamento de Ingeniería.

Leer más...

Anielka Gelemur: el saber de la viva emoción

Da gusto encontrar personas que tengan erudición, conocimientos discernidos, nobleza de carácter y enorme emprendimiento en labores múltiples. Es el caso de Anielka Gelemur, profesional argentina establecida en Colombia desde 1966, descendiente de europeos, con herencia en destrezas de variadas disciplinas intelectuales, artísticas y manuales, con creatividad en bordados y tejidos, además de las artes culinarias. Académica formada en la música, pianista de excelencia, con profesión de antropóloga y PhD en Ciencias Etnográficas, obtenido en la Universidad Humboldt de Berlín. Entrada en años, está con plenitud de sabiduría, memoria feliz y continuo trabajo en la investigación sobre temas indígenas. Desposada en Buenos Aires con Guillermo Rendón, músico-compositor colombiano, de igual modo PhD en la misma disciplina. Ella es la documentalista principal en las investigaciones y obras que adelantan ambos desde temprano en la vida.

Leer más...

La gesta del decir

“…, aparecen en medio de un rumor presuroso las formas y los colores…”:    Imre Kertész

  1. Improperios revisten las palabras con el conjuro de la intimidación, bajo el asedio de contrafuertes soportados por la insensatez de colores brumosos. Las nieblas a su vez galopan en el ensimismamiento de la ciudad, al son de recuerdos y ficciones, por el paso en encrucijadas celebradas en los holocaustos.
  2. [“Elegía”, en memoria de H.R.R.] Lejanía de sombras acaricia la despedida y el retorno, es el recuerdo de las luchas estériles y los fracasos sin tregua. Tortuoso sendero de endemoniadas aventuras retuercen la palabra y hacen de la angustia un pormenor de sinfines. Queda el silencio en la mirada distante, entre eclipses clausurados, cuando el destino tejió cotidianidades de zigzagueante disparidad. Trascendente hondonada en el recodo de los caminos.

    Leer más...

Aleph no es un símbolo: es obsesión y misterio

Va culminando el año de nuestra especial conmemoración, y comparto lo escrito, como “Palabras liminares”, en el libro “Ciencia y Humanismo - ¡50 años de la Revista Aleph!”, coeditado por las universidades de Caldas y Autónoma de Manizales.

Aleph no es una palabra, ni un símbolo. Es un misterio. Misterio en la Cábala y en la diminuta esfera del cuento de Borges, vislumbrada en sótano de la casa de Beatriz Viterbo, en la calle Garay de Buenos Aires, como artificio de concentrar en ella la totalidad del universo, con inclusión de lugares y vidas en la Tierra. El todo y la nada en conjunción armónica. Misterio de la física y la hermenéutica, que arrebata la noción de tiempo y le teje artimañas al espacio, con la pesadez del infinito. Horizontes disipados en las vidas, con pasado, presente y futuro en la entraña de las circunstancias. Huir de las sombras, con el placentero transcurrir de los arrullos provenientes del río de Heráclito.

Leer más...

Samuel-Darío Prieto y los ¡50 Años! de la Revista Aleph

Samuel-Darío Prieto (1949-2016), el ilustre y recordado ingeniero a quien se ha dedicado una significativa jornada académica en UN-Manizales, fue mi alumno de Matemáticas (Geometría y Cálculos) en el primer pre-universitario que se hizo en Manizales, cuando él cursaba en 1966 el sexto año de bachillerato en el Instituto Universitario de Caldas, y yo el quinto año de Ingeniería Civil. Programa que desarrollamos de manera gratuita, con el liderazgo de nuestro “Decano Magnífico”, el maestro Alfonso Carvajal-Escobar, refundador de esta Sede regional de la Universidad Nacional de Colombia.

Leer más...

El arte de pensar y decir en George Steiner

Para mí, la dignidad del hombre y de la
mujer radica en tener la fuerza necesaria para cargar con su propia angustia.
                 George Steiner

Los libros son elementos de transmisión del saber, con sus logros y sus interrogantes, con el sabor de la alegría y las frustraciones. Son testimonio de las épocas y de las personas. Los autores se muestran en ellos en su intimidad, con escarceos de evasión, pero sin eludir, aun en lo implícito, los enigmas de la época. Libros en los varios formatos, en papel y digital, pero con la característica de alcance en las culturas y civilizaciones. Son albergue para el escape, el consuelo, el disfrute, la ambición de conocer y para el diálogo o debate en el silencio.

El libro es un amparo que custodia en sigilo el destino de nuestro tiempo, con huella inalterable, y llamado acucioso de requerirse. Están La Ilíada y la Odisea, los Diálogos de Platón, Las mil y una noches, la Divina Comedia, El Quijote,… Cien años de soledad. Y en música y artes visuales, la estela de creadores con pensamiento también es nutrida. En ciencia, igual. Unos y otros tienen la salvaguarda de los tiempos. Y los pensadores son refugio de consideración para dar amparo a la gestación y desarrollo de ambientes favorables a la Cultura, con autonomía, sin dejar de ser víctimas del fanatismo, con quemas, degüellos, fusilamientos,... Pensar en libertad es un riesgo, por tratarse de explorar maneras y posibilidades en la vida y en la Cultura, no siempre en concordancia con los poderes establecidos; más común la disidencia. Sócrates el ejemplo mayor en la historia.

Leer más...

Reflexiones sobre el Plebiscito del 02 de Octubre/2016

Bogotá, D.C., 4 de octubre de 2016

Hola querido CER-Aleph:

Los resultados del plebiscito sobre el Acuerdo de Paz realizado el pasado domingo 2 de octubre de 2016 me resultaron muy decepcionantes y altamente deprimentes. Esperaba que la abstención bajara por lo crucial de la cita, pero no sucedió. Esperaba que la gente votara mayoritariamente por el “sí” y, desconcertado, encontré que no sólo no sucedió esa victoria mayoritaria, sino que los votos mostraron qué equivocado estaba respecto a mi impresión del estado general de la opinión de quienes asistimos a las urnas. Ciertamente fue difícil de digerir el domingo mismo, pero ayer me puse a pensar por las razones que me movieron a crear expectativa. La teoría económica de pronto pueda ayudar a clarificar algunos temas.
Sobre mis expectativas, fui sujeto de un sesgo común y bien reconocido hoy en economía comportamental (behavioral economics): la ley de los pequeños números, es decir que las personas tendemos a generalizar a partir de pequeñas cantidades de información. Según esta ley, formamos anticipaciones y creencias frecuentemente con base en muestras estadísticas que no son significativas, pero que nosotros les damos validez espuria. El ejemplo clásico es éste: imagina una situación donde vamos a lanzar la moneda cuatro veces. Las tres primeras caen cara. ¿Cómo caerá la siguiente y última vez? Tendemos a creer que la cuarta vez va a caer sello porque deducimos de las tres primeras veces que si no ha caído sello, ya es hora de que lo haga. Sin embargo, cada evento es independiente del anterior y el lanzamiento tiene igual probabilidad de caer cara o sello en este cuarto intento. Nuestra generalización es injustificada.

Leer más...

¿Por qué eso de Ciencia y Tecnología no "pega" entre nosotros?

Intervención del Prof. Dr. Moisés Wasserman-Lerner en la Audiencia Pública organizada por el Senador Jorge-Enrique Robledo, el 19 de septiembre de 2016, en el Congreso de la República.

En octubre de 2006 me dirigí al Congreso en este mismo salón Elíptico para lanzar el proyecto ARCA “Articulación Congreso Academia”. Fue un proyecto iniciativa conjunta de la mesa directiva del Senado y la Universidad Nacional. Como otros que se hicieron en esa dirección, produjo algunos documentos, y se extinguió lentamente con el relevo de las directivas.

Es inevitable preguntarse ¿por qué esas iniciativas no pegan en Colombia? ¿Por qué el país parece impermeable a los argumentos de la comunidad académica en defensa de una política para ciencia y tecnología, fuerte, duradera y de largo plazo? Seguramente hay muchas causas, pero una cultura de desconfianza hacia las propias capacidades no es la menor de ellas.

La afirmación de que vivimos en una sociedad y en una economía de conocimiento, y por tanto que debemos hacer ciencia ya entró en los discursos de los políticos. Pero no trasciende, se queda allá, en los discursos. No se vuelve una política real, no se refleja en esfuerzos del gobierno ni en presupuestos.

Leer más...

De poderse, ¡Se puede!

En nuestro país, y en todas partes, los debates públicos suscitan desmedido apasionamiento en voceros de partidos, ideologías, creencias, que llegan a tener tremenda resonancia por los medios de comunicación, como si se quisiera agrandar la pelotera. Muy a pesar de esas actitudes, hay personalidades públicas con sindéresis, capacidad de comprender y exponer sin polarizar, acudiendo a las razones, a los argumentos, sobre la base de la información calificada, no de los decires. Y la polarización cunde, algunos la llevan adelante como estrategia opositora con miras a cautivar adeptos en la forma de votos para elecciones. Hay una mirada corta, puesto que se acude con las intervenciones públicas a mover el sentimiento incendiario, a la manera de diatribas, gritos y cosa parecida y no con el discernimiento deseado. Forma de violencia, que en nada contribuye a combatirla, sino a encenderla.

Leer más...

Danilo Cruz-Vélez repiensa la Universidad

Buscar con rigor el conocimiento, y preocuparse por su aplicación, favorece la condición de “filósofo”, el amante del saber. La formación en la tradición universal de pensamiento, también resulta ser soporte. Disparidades habrá para acertar en una definición, pero los campos aludidos podrán servirnos para identificar personalidades que podamos ubicar a su amparo. Danilo Cruz-Vélez (1920-2008) y Rubén Sierra-Mejía (n. 1937) son dos filósofos colombianos de obra sustantiva, con amplio reconocimiento, originarios de nuestro Departamento. El segundo fue el discípulo más destacado y predilecto del primero, quien asumió en años recientes la recopilación de la obra completa de Cruz-Vélez, publicada en seis volúmenes (2015/16), por compromiso conjunto de las universidades de los Andes, la de Caldas y la Nacional de Colombia, gracias a la capacidad de emprendimiento y de gestión del profesor Carlos-Alberto Ospina H., en sus desempeños como decano de la facultad de Artes y Humanidades, y luego como rector (e) en la Universidad de Caldas. Escritores ambos poseedores de “una prosa limpia, clara, precisa, que evita la jerga y el neologismo innecesario”, como dice Sierra-Mejía al referirse a Danilo en el cuidado prólogo.


Leer más...

¿Fervor o ilusión?

Hay una crisis en Europa, ambientada por los medios de comunicación al crear pánico, por la decisión de Inglaterra de separarse de la Unión Europea. Las dos guerras mundiales (o mejor, ‘guerras civiles europeas’) y la tradición de enfrentamientos bélicos entre países de ese continente, llevaron a configurar las Naciones Unidas, en singularidad la Unión Europea, con el propósito de disponer de comunicaciones en organismos integradores para resolver los conflictos y para dejarse de hacer la guerra, camino ambicionado de un “gobierno mundial” soñado por Albert Einstein y por Bertrand Russell, entre otros. Y para buscar formas de intercambios, cooperación y desarrollo con políticas concertadas. Tarea nada fácil, pero con logros innegables.

Leer más...

Discurso del filósofo/escritor Rubén Sierra-Mejía al recibir la "Orden Emilio Robledo-Correa" (Salamina, Col., 04.VI.2016

La anécdota a la que me voy a referir me la contó una fuente directa y digna de confianza. Un primo materno mío le espetó a mi padre una  pregunta cuya respuesta, creo,  puede explicar el destino que ha tenido mi vida. “¿Pero, Luis, le preguntó mi primo, por qué compra tanto libro si usted no  lee?” La respuesta fue contundente, como solían ser todas sus respuestas: “Tengo trece hijos —contestó mi padre— y espero que alguno se aficione a la lectura”. Aunque la pregunta de mi primo era sin duda impertinente, al menos descortés, sí obedecía a una realidad. No recuerdo haber visto nunca a mi padre en actitud de leer un libro. Su única lectura era el periódico, El siglo, órgano periodístico que para él representaba la expresión de la verdad pura, limpia de tergiversaciones. Pero compró libros hasta llegar a reunir una biblioteca voluminosa, y rica  de obras clásicas de la literatura  o de interés general, entre éstas varias enciclopedias. De aquella colección bibliográfica solo conservo una parte, pues al hacerme con mis estudios universitarios un lector profesional, prescindí de ediciones que hoy han sido  sustituidas por otras que, por sus anotaciones y rigor filológico, ofrecen mayor confianza al lector, sobre todo cuando su lectura obedece a propósitos investigativos.

El Prof. Rubén Sierra-Mejía al leer su discurso (Salamina, 04.VI.2016)

Leer más...

Conflictos y pensamientos

El ejercicio de la guerra viene de tiempos inmemoriales, con cadena de horrores que la humanidad no supera. Los armamentos son cada vez más sofisticados y se atenta contra la vida en el planeta. Y la Tierra sigue su rumbo sostenido, resistente a los asedios. En la vida diaria los humanos no alcanzamos a concebir la manera de construir espacios de coexistencia pacífica en las diferencias, por profundas que sean. La premisa estará en alcanzar formas generalizadas de justicia social, al cerrar brechas que separan a unos de otros, con satisfacción de las necesidades fundamentales para todos. Pero será necesario alcanzar formas efectivas en el control del crecimiento poblacional, al igual que ciudades sostenibles y campos fortalecidos en agricultura orgánica, con asentamiento laborioso de millones de moradores. La paz es un anhelo, una ambición inalcanzada (¿inalcanzable?).

En la versión 28 de la “Cátedra Aleph” (UN-Manizales), primer semestre 2016, nos ocupamos del tema revisando la historia, con apoyo en magnífico libro: “Breve historia del mundo” de Ernst Gombrich, a la vez que incursionamos en texto didáctico “Las preguntas de la vida” de Fernando Savater, con la intención de repasar los siglos de violencia en el mundo y propiciar asidero en maneras de pensamiento para interpretar el acontecer, asimismo para buscar ideas de sustento en el fortalecimiento de la esperanza. Hay que saber que mientras estemos con vida somos punta de avanzada en la evolución, con antecedente de millones y millones de años. De manera que nuestra vida es un privilegio de cuidar y fortalecer, con sentido de comunidad y de labor constructiva.

Leer más...

Noción de lo inacabado

Esto era el confín de las proezas surgidas en los empeños de la imaginación, con deambular de nubes en estado de colapso. Y aquello fue el emprendimiento de parábolas transcurridas en la historia de siglos, con los enigmas funambulescos desdibujados en el panorama de estrellas y ocasos. Todo ha sido develado en cielos nocturnos, al paso de tiempos en vaivén. La sutileza del decir reclama presencia de vocablos en delicada contextura.

Máscaras que cubren el encanto de las flores trazan el modelo de rostros ajenos a la realidad del deseo. Barbas en árboles añosos desprenden hilos de espíritus en ansiedad. Golondrinas en vuelo rasante por las calles añoran las nubes con simulación de esparcimiento de gigantes. Lo ajeno en el espíritu expide olores de rechazo ante el mundo de los ruidos y los anatemas. Calles lineales o en corcoveo desmenuzan los pasos de caminantes perdidos en la inmensa soledad del beneplácito ambicionado.

Leer más...

El hombre soberano de Nietzsche

Hay muchas malcomprensiones alrededor de Nietzsche, su vida, su carácter y sus ideas. Nos hemos acostumbrado a falsificaciones y distorsiones. A invariables repeticiones de profesores, comentaristas, intérpretes, biógrafos o editores, divulgadores básicamente de lo mismo. A invenciones gratuitas, conformadas más por el temor y la incomprensión de la diferencia que por un análisis guiado por la lógica y la razón.

El concepto nitzscheano  de Ubermensch se presenta en 1883 en Así habló Zaratustra, y se expone también en otros de los textos de Nietzsche, como un hombre creador de nuevos valores,  y constructor de una  sociedad nueva sin dependencia de concepciones religiosas ni dioses. Una traducción al español mal ajustada favorece la deformación y desviación del  sentido original y produce un significado alterado. Entre el hombre soberano y el superhombre hay amplia distancia semántica y filosófica. Nietzsche habla del primero, no del segundo. El inapropiado término de superhombre sitúa las ideas de Nietzsche en un espacio  mágico, emparentándolo con los imaginarios héroes voladores de las tiras cómicas, como Batman o Superman, con los que no tiene nada en común.  El realismo de Nietzsche, y su agudo sentido crítico y racional no coinciden con ese traslado de sus ideas a un plano utópico e inalcanzable. Algunas ediciones alemanas reconocen el  resonante error de la inexacta y mala traducción de Ubermensch. Pero la pasiva costumbre ha tolerado, generalizado, y repetido el error,  anclando el pensamiento de Nietzsche en un contexto ridículo y grosero.

Leer más...

Conversar - Dialogar -Debatir

Desde tiempos inmemoriales hay desasosiego, crisis, guerras... Y la humanidad no toma costumbre de afrontar y resolver, para pasar a otros niveles donde la coexistencia en la diversidad sea más factible, de nombre "paz". Seguimos intentando aprender y desaprender, originando nuevas crisis y otras guerras, o continuidad de las mismas, en otros niveles. Cierto es que la época actual tiene ingredientes nuevos: los elementos bélicos más avanzados, las comunicaciones en sincronía y los medios de comunicación a expensas de los grandes poderes económicos y políticos, asimismo grandes desarrollos científicos aplicados a la medicina y en múltiples campos, de beneficio común, de poco o ningún impacto en los medios. Estos suelen hacer, en general, su papel poderoso, al servicio del capital, con vocería cautiva, sin independencia. Entonces la gente se malinforma, y se despiertan en ella apasionamientos, que en general no concuerdan con los análisis racionales. Y la gente suele tragar entero, sin discernimiento alguno.

Luego en las conversaciones afloran las informaciones e interpretaciones de los medios, como asunto claro y preciso, sin importar que ayer se haya contado al contrario, o que mañana cambie la película. No faltan quienes en todos los tiempos se aventuren a examinar los problemas y situaciones sucesivas en el mundo y sus regiones, con sindéresis y ejercicio de pensamiento. Desde Sócrates se ha marcado la línea de la racionalidad, sin dejar de lado los sentimientos, pero estos conducidos por la conciencia y la razón.

Leer más...

Meditación sobre la espera

“Esperar desespera”, reza el dicho, pero la espera es una cualidad de no sustituirse. Tiene la raíz de la esperanza. Esperar es tener esperanza, es disponer de alicientes para momentos que siguen. El futuro es incierto, pero puede mirarse con cautela y labor, con base en los pasos dados, por riesgosos que hayan sido. La vida sorprende a cada instante, con alegrías y sollozos. De retener en la memoria o de olvidar. Por dramático que sea el acontecer, mientras haya vida habrá esperanza. Quien vive solo del instante, no guarda espera, así esté convocado para un encuentro grato al día siguiente.
Lo anterior nos lleva a pensar en el optimismo y el pesimismo, o en la simple indiferencia. En lo primero está implícita la esperanza; en lo segundo, la idea de lo que vendrá será peor. Y se es indiferente al no sentir interés ni por lo uno ni por lo otro: todo da igual. El escéptico más bien espera sin muchas ilusiones, pero con el sentido de esforzarse y aceptar lo venidero, lo que resulte.

Leer más...

Palabras en conjetura

Ensueños en el filo de los días apesadumbran los rostros calcinados por el olvido. La vida recorre los lugares donde antes fue sembrado el fervor, o lo díscolo de las sensaciones a flor de tierra, como si se tratase de una piel expuesta a los sinsabores de climas ondeantes. En la palma de la mano el olvido es de tierra y de aire. Saturados de plácemes entre cortinas de humo, los especímenes manifiestan la súplica en los corredores volátiles, ceñidos a los acantilados y a los playones de la ira. Recortes de ensueño pliegan las premisas de los deseos y las contenciones, al borde de los precipicios abandonados en el oasis del espíritu.
Vuelvo sobre las aguas para explorar el sentido de su soporte, con cuñas de aire y de roca, en la mansedumbre explosiva de la precariedad. En la gota de agua está el secreto de la vida, y en superficie bullen con destellos las cosas del mundo. El rocío de la madrugada muestra encantos de la vida en las hojas del jardín.

Leer más...

Luciano Mora-Osejo: matemático, académico, filósofo

En la sociedad hay académicos, científicos, artistas, intelectuales que medran al poder, otros pasan de largo cumpliendo con discreción su labor, y unos terceros, insumisos de voz pública, con capacidad de cuestionar e indagar. Luciano Mora-Osejo pertenece a estos últimos. Nacido en Túquerres (1928) y trasegado por el mundo. Personalidad de inteligencia superior, de la cual dio muestras desde la infancia y en la educación secundaria en el “Colegio San Francisco Javier” de Pasto, donde al lado de algunos profesores europeos aprendió idiomas como el alemán, el inglés y el francés, aparte de la matemática superior: los cálculos diferencial e integral, y la geometría analítica, con dedicación extracurricular, pero con motivación y esfuerzo propios, de absoluta ejemplaridad. De esa manera se mostraba su inclinación por la ciencia matemática, y además por la comprensión de la naturaleza y sus manifestaciones diversas, siempre complejas. Luego aprendió el italiano, el portugués y el ruso, y posee excelentes conocimientos de latín y griego.

Luciano Mora-Osejo (der.) y José I. Nieto (izq.): matemáticos, primeros alumnos de Carlo Federici-Casa,
en la Universidad Nacional de Colombia. Fotografía de CER; Bogotá, 27 de junio de 2013

Leer más...

Pedro Zapata, poeta-pedagogo desde la Cultura, por la PAZ de Colombia

En temas cruciales de país los debates se intensifican, en ocasiones con trazas de posiciones de apasionamiento político que nubla los asomos de la razón. Y los medios de comunicación a veces juegan su papel de confrontar la irracionalidad, entre tirios y troyanos, en busca del obsesivo “índice de sintonía”. La sensatez, la ponderación, la sindéresis, sí que hacen falta para afrontar cuestiones de tanto alcance como la solución política del conflicto armado. Hay quienes piensan con el deseo que a la mesa de diálogos debió llegarse después de la derrota militar de la insurgencia, pero después de sesenta años ninguno de los bandos ha sido derrotado, y el conflicto cruel sigue. De ahí lo trascendental, con cualquier riesgo, al haber abierto una mesa de diálogos que ha llevado a avances notables, a tal punto que se habla del “posconflicto”, pero con acierto ha de ser “posacuerdos”.

El Estado colombiano ha tenido mentes lúcidas, experimentadas, con capacidad de afrontar con racionalidad los más agudos conflictos. Y a la cabeza ha estado Humberto de la Calle, estadista de alta formación, probado en el liderazgo que tuvo en todo el proceso que llevó a la promulgación de la Constitución de 1991. Y ahora con resultados sorpresivos, en medio del escepticismo y las afrentas de más bajo calibre. De la Calle ha tenido reciedumbre y ha expresado con claridad y énfasis los criterios y avances de la negociación, en múltiples foros. Erguido en su responsabilidad sin dejarse provocar por la bajeza o la ruindad de los adversarios.

La convocatoria general se ha intensificado para conseguir múltiples convergencias y compromisos que puedan hacer camino de acierto hacia la paz, deseada y ‘definitiva’. Los programas agrarios son una prioridad para la incorporación de gentes al margen y para el desarrollo social y económico. La educación y la cultura también deben jugar un papel preponderante. De ahí el título de esta columna.

Refiero a Pedro Zapata como una personalidad emblemática, probada por años y años, en el trabajo creativo-constructivo con niños y jóvenes, con ejercicio de una política de infancia y juventud digna de ser estudiada y sistematizada. Primero fue en Manizales que se la jugó en el teatro, habiendo dado el paso al TEC de Enrique Buenaventura, con desempeño internacional. Luego asume la tarea de armar y promover las “jornadas juveniles”, en movilizaciones que conmovieron la ciudad. De esas experiencias se publicaron libros, de consultar: “Los parloteos”, "Viaje al corazón de la tierra", “Libro de las preguntas”, “Infancias del agua”. Luego fue a dar a Medellín donde puso en práctica su capacidad asombrosa de crear empatía con y entre los jóvenes, con ejemplo extremo y alucinante al habérsele medido a forjar un encuentro entre “combos” o “pandillas” enfrentadas de la comuna 13. Y con despliegue de su capacidad creativo-poética logra que esos enemigos se miren, uno a uno, de cerca, cara a cara, en ritual de silencio. Luego describen con palabras habladas lo que leyeron en la mirada y en el rostro del otro.

Leer más...

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com