Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Ciencia/Pensamiento: ejercicio de humanidad. / Informe de la versión 27 (II, 2015) de la "Cátedra Aleph"

Temáticas abordadas

En la versión 27 de la “Cátedra Aleph” (II, 2015) se trató el tema “Ciencia y pensamiento: ejercicio de humanidad”, con la participación de 24 estudiantes adscritos a diferentes programas académicos, en especial de ingeniería civil e ingeniería química (incluyendo alumna de “Mercadeo nacional e internacional”, Universidad de Manizales, Convenio SUMA), con sesiones semanales, durante 15 semanas. La experiencia ha venido siendo grata y estimulante desde el año 2002, cuando se creó por parte de la facultad de Ingeniería y Arquitectura, de la Universidad Nacional de Colombia en Manizales.


July-Katherine Bastidas, Juliana Bedoya, Laura-Daniela Castillo, Laura-Tatiana Echeverry, Lina-María Eraso, Norles-Andrés Erazo, Laura-Victoria Giraldo, Brajhan Guzmán, Daniel-Felipe Holguín, Laura-Alejandra Jaramillo, Daniela López, Santiago Lozano, Andrés-David Maya, Juan-Manuel Medina, Daniela Mejía, Gerardo Montes, Karla-Yaneth Mora, Laura-Alejandra Mosquera, Cristian-Camilo Osorio, Juan-David Ramírez, Luis-Felipe Serna, Daniel-Alejandro Suárez, Luis-Alexander Valencia, Natalia Villegas.

En esta ocasión se trabajó con ensayos de diversos autores en temas arropados por el nombre genérico anotado arriba, propiciando la lectura, la reflexión escrita y el diálogo, en el “Aula del estudiante de la mesa redonda”. Entre los autores considerados estuvieron: Jorge-Luis Borges (siempre Borges), Bertrand Russell, Jorge Wagensberg, Fernando Savater, Amelia Valcárcel, Josep Ramoneda, Alicia H. Puleo, Stephen Hawking, Carlos-Augusto Hernández y Moisés Wasserman. El método tradicional en la Cátedra ha sido el de “seminario”, adaptado a la modalidad de tertulia amena.

De Borges acudimos, sin falta en la primera sesión, a la lectura y conversación del relato “El Aleph”, narrativa difícil por lo culterana, pero que da oportunidad para un doble propósito: 1. Identificar, en lo simbólico, el sentido de la palabra “Aleph”, en mayor grado por haberse creado la Cátedra en relación con la “Revista Aleph”, originaria en ese contexto borgesiano, y 2. Poner en escena el método de trabajo.

De Bertrand Russell estudiamos su ensayo “Elogio de la ociosidad”, para desentrañar sentido en los siguientes aspectos: 1. Trabajo/Ocio; 2. Virtudes del trabajo vs. Felicidad/Prosperidad; 3. Política – Persuasión – Propaganda; 4. Moral del trabajo; 5. El deber y el tiempo libre; 6. Guerra y organización científica del trabajo (producción); 7. Propuesta ruseliana de trabajar 4 horas/día; 8. Ganar y gastar dinero; 9. Mérito en la producción de bienes vs. Propósito social, y 10. Papel o función de la Universidad.

De Jorge Wagensberg, físico, museólogo y promotor de la ciencia, escogimos su ensayo “Elogio de lo superfluo, indulto del error”, y de él desprendimos siete cuestiones analizadas: 1. Observar (encontrar diferencias) y comprender (encontrar similitudes); 2. Realidad y ficción; 3.  Ciencia – Teoría / Literatura – Práctica; 4. Ciencia/Literatura vs. Ideología/Creencias; 5. Higiene ideológica en tres actos: a. Expulsar el Yo,  b. Decantar lo presuntamente superfluo, y c. Perseguir de manera implacable el error; 6. La condición humana está en el origen y el fin de toda literatura. Casos: Moisés, Copérnico, Revolución francesa, Marx, Darwin, Freud; 7. Lo científico:  Aforismo/Novela, Poema/Cuento.

En Stephen Hawking analizamos el capítulo “El misterio del ser” de su obra (et al.) “El gran diseño”, con detalles especiales como resaltar la curiosidad en la condición del ser humano, con formas de hacerse preguntas y elaborar respuestas posibles, para comprender el mundo y la naturaleza de la realidad. Acude a invocar los pasos de la ¨nueva física”, desde los comportamientos extraños a escalas atómica y subatómica, especie de antorcha en la infatigable búsqueda del conocimiento, con la avanzada Física Cuántica de guía, que se contrasta con las limitaciones de la física clásica, ambas con concepciones diferentes de la realidad. En esta dirección recuerda la aseveración de Richard Feynman: un sistema no tiene solo una historia, sino todas las historias posibles. Y subraya las tremendas limitaciones del sentido común, al que con frecuencia se apela por las experiencias cotidianas, con observaciones directas, lo que conlleva a visiones ingenuas de la realidad.

Hawking establece que por diferentes que sean dos modelos, podrán predecir acontecimientos con exactitud, en cuyo caso no podrá decirse que el uno sea más real que el otro. Expone la “teoría M”, como familia de teorías distintas que apunta a conseguir una “teoría última de todo”. Asevera que nuestro universo no es único, con existencia de muchos otros creados de la nada. Y reitera la necesidad de saber cómo y por qué se comporta el universo. Concluye con tres inquietantes preguntas: 1. ¿Por qué hay algo y no nada?; 2. ¿Por qué existimos?, y 3. ¿Por qué un conjunto de leyes y no otro?

Estas consideraciones nos llevaron a formular cinco cuestiones fundamentales para arreciar en el diálogo: 1. Sentidos de necesidad y de comprender; 2. Lo macro y lo micro, en la ciencia y en la vida; 3. Historias únicas e historias múltiples; 4. Capacidad predictiva, y 5. ¿Por qué ambicionamos saber?

Se han publicado muchos libros de Albert Einstein con recopilación de escritos y conferencias, con diversos temas tanto de la ciencia, como de la educación, la sociedad y la política. Para el caso trabajamos el capítulo 1 de “Mi visión del mundo”, en el cual resume sus posiciones, a partir del estimado de ser todos hijos de la Tierra, con la apreciación de estar aquí en razón y para los demás, un loable y deseado sentir de la solidaridad. Insiste en la tolerancia, mejor en el respeto, entre unos y otros, a pesar de las diferencias. No pierde el sentido del humor, como elemento fundamental en la vida. Subraya ideales de considerar y seguir: la bondad, la belleza y la verdad.  Apela al dualismo Arte-Ciencia, como pilares en la formación integral. Y considera como banal esa ambición desmesurada por la propiedad. Sinembargo, valora las dosis que sobrellevamos de soledad, independencia y experiencia, conjunto formador y de recrear en forma continua. Le concede importancia a la organización alcanzada por la sociedad bajo formas de democracia parlamentaria, por desarrollar y afianzar, contra los sistemas autocráticos y opresivos, generadores de violencia. En esta dirección, al Estado le corresponde dedicar todo esfuerzo para proteger al individuo, a la persona. Destaca las manifestaciones de nobleza y de lo sublime, en los comportamientos, sin dejar de dolerse por la existencia de la corrupción tan funesta en la sociedad. A su vez expresa aversión total por la existencia de los ejércitos y por la guerras, las que considera cínicas y despreciables.

El sentido de la religiosidad en Einstein es la del panteísmo de Baruch Spinoza, con sentido de la trascendencia y respeto por las religiones. Su capacidad de asombro lo muestra frente a lo que llama “la eternidad de la vida”. La conciencia de rectitud, la afirma en relación con la responsabilidad en el cumplimiento de los deberes, en el compromiso de servir a los demás.

Es de anotar el siguiente aparte de entrevista que concedió a la radio, grabada en su casa de Princeton, el 16 de junio de 1950, de tremenda actualidad para los procesos de diálogos que se llevan en Colombia hacia la paz: “Si no estamos firmemente decididos a resolver las cosas de una manera pacífica, jamás llegaremos a una solución pacífica”.

El físico y humanista, profesor en la Universidad Nacional de Colombia, Carlos-Augusto Hernández, publicó en el 2003 un ensayo intitulado “Investigación e investigación formativa”, motivo también de lectura y diálogo en la Cátedra. En él establece, de entrada, que “investigar es seguir los vestigios, seguir las huellas, descifrar los rastros”, en el sentido de indagar con perspectiva histórica. Y hace una detenida distinción entre lo que es la investigación propiamente dicha, comprometida en la generación de conocimientos, y la modalidad de utilizarla como método pedagógico, para entrenar a los estudiantes en la formulación de preguntas y de hipótesis, con desarrollos racionales que conduzcan a obtener conclusiones coherentes. Aprovecho para formular cinco cuestiones fundamentales, desprendidas de la lectura de ese texto, para motivar el diálogo entusiasta e ilustrado: 1. Conceptos y procedimientos que involucra la palabra “investigación”; 2. En la formación y en el ejercicio profesional cuál puede ser el papel que tenga la investigación; 3. Idea y compromiso de Universidad, en cuanto formación, actitudes y desempeño de los docentes; 4. Pensar la educación desde la infancia con métodos y recursos que estimulen la creatividad, en especie de ‘educación activa’; además formulo la inquietud sobre la función de las artes en el sistema educativo, en relación con la llamada hoy “innovación”, y 5. Experiencias de los estudiantes  en “semilleros de investigación” y como auxiliares y participantes en procesos de investigación.

En 1968 la revista “Correo” de la UNESCO publicó un monográfico sobre ciencia y humanismo, del cual tomé el artículo “La ciencia liberadora”, de Paul Couderac, para examinar sus ideas, acorde con el guión predominante en esta versión de la Cátedra. Destaco la formulación de un principio altruista en el ejercicio de la ciencia, como una necesidad desinteresada, con difusión amplia, accesible a todos, de informaciones científicas. Estima que el triunfo de la ciencia, como medio para crear un mejor futuro, deberá estar relacionado con la paz, en tanto dependencia de esta en los mejores medios de existencia, más descanso provechoso u ocio placentero, más cultura y desarrollo de la capacidad de razonar, para alcanzar una vida más larga, menos dura y más feliz. Toma como ejemplos los casos de Faraday y de Fleming, provenientes de estratos bajos de la población, para establecer la necesidad de dar oportunidades incluso a niños y jóvenes de talento de sectores menos favorecidos por la fortuna, para promoverlos a los más altos niveles de formación, incluso con capacidad de ser científicos productivos.

Asimismo, Couderc señala a la Astronomía con capacidad de cambiar las leyes de la razón humana, y hace en brevedad su historia para sustentar ese criterio, y establecer que todo fenómeno natural es motivo de ser explicado.

Concluyo este apartado provocando en los estudiantes el examen de tres cuestiones fundamentales: 1. ¿Qué y cómo es lo liberador de la ciencia, dada la consideración de ser ella el medio “único” para crear un porvenir mejor?; 2. Elementos o factores que relacionan la ciencia y la paz, y 3. Interpretación y características de la llamada “razón humana”.

En el paso siguiente tratamos los contenidos de dos entrevistas al historiador Eric Hobsbawm, publicadas en el 2007. En ellas formula la necesidad de concebir y desarrollar una economía en la sociedad, orientada a incrementar la libertad humana y el desarrollo de las habilidades de las personas. A su vez opina que la “globalización” es posible controlarla, auncuando no se podrá revertir, o volver atrás. Subraya procesos significativos que vienen dándose, amparados en lo que llama “utopismo altermundista”: caso de ONGs que aprendieron a actuar globalmente, como en el caso de lo ambiental. Como historiador, considerado por analistas como el más importante del siglo XX en el mundo, considera que la historia se ocupa de los cambios y de las interacciones de los seres humanos, y que el historiador con sus sentimientos no debe interferir las pruebas, que no son motivo de discusión, pero si las interpretaciones. Observa la necesidad de la gente disponer de utopías que puedan conducir a conseguir una sociedad más justa.

Para incentivar el diálogo en el grupo, planteo sobre esta lectura tres cuestiones fundamentales: 1. Naturaleza de la historia como disciplina; 2. Democracia y utopía, y 3. Lo sorpresivo, lo imprescindible, lo inesperado, los accidentes históricos y las tendencias.

El semestre termina con el examen de un valioso texto del científico, humanista, librepensador de voz pública, y ex Rector UN, Prof. Dr. Moisés Wasserman, que lleva por título: “Educación superior: viejos papeles, nuevos retos y productos colaterales” (2009). Además de aludir a los orígenes de la universidad, refiere los dos modelos dominantes de ella en el siglo XIX: 1. La universidad alemana, el modelo humboldtiano (de Wilhelm von Humboldt), caracterizada por el pensamiento productivo y la investigación centrada en la formación, y 2. La universidad francesa, el modelo napoleónico, caracterizada por la organización rígida, profesionalizante, con investigación en institutos externos.  Expone que en el siglo XX se impuso el modelo de universidad libre, autónoma, basada en la investigación, que no se da en los regímenes autoritarios. Y plantea que en el siglo XXI se marcan las inquietudes a quién se educa, cómo y para qué, articuladas a procesos de democratización, a la movilidad social, las coberturas, con fortalecimiento de procesos de educación continua, permanente, bajo la autonomía para actualizar y complementar la formación, y la necesidad de llevar a cabo una información masiva, rigurosa, didáctica y crítica. Pero con la investigación como eje en la formación moderna.

Wasserman piensa que se vienen dando cambios en la producción de conocimientos, con contextos híbridos y heterodoxos. Favorece la llamada “sociedad del conocimiento”, con capacidad de articular universidad y empresa, en procesos de innovación, creación de nuevas empresas, pero apuntando a un crecimiento económico precedido de fortalecimiento en la formación y en el desarrollo científico.

Como en los casos anteriores, trato de redondear los diálogos motivando el debate sobre tres cuestiones fundamentales: 1. Misión de la Universidad; 2. Relación Universidad – Sociedad, y 3. La investigación como método pedagógico y como generadora de conocimiento.

Los estudiantes reflexionan, opinan y escriben

Como es usual en la Cátedra, en cada sesión se producen dos tipos de informes escritos: el “Informe de relatoría”, especie de crónica sobre lo que acontece en una sesión, elaborado por un estudiante, y los “Informes de lectura”, normalmente a cargo de varios estudiantes de manera independiente, para contrastar apreciaciones y conseguir visiones más amplias, complementarias. A continuación registro algunas opiniones de los estudiantes, extraídas de sus informes:

- “Cuando se interpreta la palabra “Aleph” se entiende que todo lo que vivimos sucede para generarnos una objetividad, referida directamente a que todo lo que nos rodea, a todas las personas que conocemos, conocimos o conoceremos, que hacen parte de nuestro universo (representado por la oscuridad del sótano en el relato de Borges). Nuestras vivencias son las que nos hacen más humanos, gracias a que adquirimos con el tiempo la empatía (el ponerse en los zapatos de los demás) que nos permiten ver el mundo desde todos los ángulos que es el Aleph.”  Daniela López-Henao

- “El Aleph, desde el punto de vista del conocimiento, puede ser tomado como una apología de la grandeza del cerebro humano. Para la época en el que fue escrito el cuento de Borges, muchas cosas que existen hoy en día eran impensables. Por el cerebro tenemos la curiosidad para investigar, y con apoyo en la tecnología hemos sido capaces de mirar hacia todos los lados, como en el Aleph. Por ejemplo, hoy en día se hacen tomografías axiales computarizadas para vernos internamente. Los hologramas pueden mostrarnos cosas y personas en 3D, que realmente no están ahí. Mediante el internet hemos podido estar en todas partes, sin tener que estar en cada sitio físicamente; hemos podido enterarnos de sucesos en los lugares más remotos del mundo; hemos podido comunicarnos con personas que viven en las antípodas. Nuestro cerebro puede ser capaz, con las herramientas que disponemos, de ser un Aleph.”   Lina María Eraso-Calvachi

- “El cuento ‘El Aleph’ nos sumerge en una trama de carácter fantástico, lo cual permite al lector abrir su mente e imaginar si en realidad existe un objeto con ese poder, y de esa manera crear opinión propia sobre el texto. Me parece que Borges tiene una imaginación increíble que transmite de manera compleja en sus historia generando ideas, dudas y posiblemente controversias.”  Laura Alejandra Mosquera-Borrero

- “El Aleph no deja de ser algo misterioso: ¿A qué se podría referir Borges? ¿De verdad lo querría describir como una espera luminosa por la cual se podría contener lo tangible y lo intangible?  ¿O definitivamente tuvo diversas formas de observar sus distintos universos, sin encontrar las palabras para describirlos, y más bien encontró alusiones para hacer mención en algo tan pequeño?  Quedan más dudas, preguntas y menos respuestas, pero sí hay que hacer notar el interés particular por querer abarcarlo todo. ¿Abarcar qué?  No se sabe, quizá los intereses de cada uno, que no estén dispersos, sino que se puedan encontrar en un mismo lugar.”   Andrés David Maya-Marín

- “Al decidir estudiar una carrera universitaria, más para adquirir un compromiso, se trata de buscar oportunidades de superación como seres humanos y satisfacer una necesidad que se tiene. Buscar oportunidades de ocio creativo y recreativo, con la mayor inteligencia para disfrutarlo. En la vejez podría lograrse, con todo lo que se cultivó en la vida profesional, pero ¿cómo será la exigencia de la sociedad, para ese entonces, y acaso la economía no absorberá los recursos reservados?”  Natalia Villegas-Franco

- “Una vez asegurado lo esencial para vivir con dignidad, debemos apuntar hacia otros aspectos más importantes, con actos y virtudes que enaltecen el ser, como compartir con la familia, con los amigos, con la naturaleza; reír, amar, jugar, dedicarse a un arte, etc. Cosas que le darían sentido a nuestra existencia en este mundo, que nos harían mucho más humanos y no máquinas programadas como nos lo plantea el mundo actual.”   Luis Felipe Serna-Jaramillo

- “A mi parecer, en la sociedad del consumismo en la que vivimos, la noción de aprovechar bien el tiempo libre, no sería tan aceptado, ya que por culpa de nuestras ganas de siempre querer más de lo que realmente necesitamos, se llega a un punto en el que el tiempo de ocio desaparece por completo, y al final de cuentas nos convertimos en esas personas ambiciosas que causan tanto daño en la sociedad.”  Laura Victoria Giraldo-Gómez

- “El arte es en principio una manera de autoconocimiento, sin restricciones, donde el ser humano tiene la posibilidad de expresarse con libertad plena, hasta llegar a resolver de una manera más emotiva inquietudes con respecto a su entorno, a las necesidades de entender la complejidad de la humanidad, sus comportamientos e ideologías.”  Juliana Bedoya-Giraldo

- “Considero que los países poderosos, parte de la civilización, utilizan su influencia y organización para que otros países sean sus satélites y pongan en práctica sus ideas, para de esa manera irlas expandiendo, aunque la mayoría de veces no sean perfectas e incluso tampoco coherentes. Y esos “satélites” no luchan en contra de esos poderes absorbentes, no porque estén de acuerdo con las ideas de las potencias, ni porque acaten, sino porque no tienen todavía la fuerza suficiente para resistir y defender sus propios intereses.”  Laura Daniela Castillo-Sánchez

- “En la actualidad se hacen manifiestas persecuciones políticas, religiosas, culturales, etc., a pesar de disponer de un mundo globalizado, con la intención de estar regidos por normas de convivencia, y conocimiento de la igualdad. Esos atropellos son en ocasiones causados por la ignorancia de las personas que siguen arraigadas a su creencias ancestrales./  El mundo está divido por diferentes civilizaciones, y cuando hay una potencia que con el tiempo crece según sus ambiciones y a costa de otros, ganando espacio internacional protagónico. Este hecho hace que las civilizaciones compitan entre ellas con la creencia de ser cada una mejor que las otras, sin importar los medios utilizados. Como evidencia de esto ocurrieron la primera y la segunda guerras mundiales, de consecuencias catastróficas.”   Brajhan Guzmán-Polo

- “Nuestro pecado como colombianos ha sido confiarnos en una actitud cómoda, con pesimismo palpitante, además tratamos de importar modelos de países donde la cultura y la ciudadanía son totalmente distintas.”  Karla Yaneth Mora-Bonilla

- “Manifiesto respeto por la diversidad de ideologías y por la construcción de un mundo con bases diversas, y no unitarias o totalitarias.”   Andrés David Maya-Marín

- “Al final seguimos siendo civilizaciones, regidas por una religión, por una cultura, o por un país; las fronteras cada vez se marcan más. Cada día hay más restricciones para ir a otro lugar del planeta. Hemos tumbado barreras como el muro de Berlín, pero creamos leyes restrictivas que nos impiden ir donde quisiéramos. Queremos ser diferente a los demás, dejar huella y que nos recuerden en la historia./  Todo para saber que seremos viejos, tal vez infelices, solos y quizá nadie nos llevará una flor a nuestra tumba.”  Laura Tatiana Echeverry-López

- “Una globalización en busca del mejor vivir de cada ser vivo, y no la riqueza por individuo, donde las fronteras se minimicen en muchos sentidos.”  Daniel Felipe Holguín-Franco

- “En el mundo actual las diferencias socioculturales y de pensamiento se van acortando cada día. Las diferencias raciales y de género se aminoran. Todavía queda camino largo por recorrer, ya que la naturaleza del ser humano de ser superior a los demás es lo que más dificulta. Sinembargo, la evolución de la humanidad se ha dado gracias a la lucha por los derechos humanos, con especial énfasis en dignificar el trabajo, cualquiera sea el que se realice.”  Daniela López-Henao

- “Hawking adopta la ‘teoría M’ como la más completa, ya que admite los elementos más importantes de las teorías preexistentes, y es tan extensa que abarca la gran mayoría de los temas. Se podría ejemplificar con un rompecabezas donde cada ficha otorga algo de conocimientos sobre la figura deseada, y cada vez que se van observando más fichas se va teniendo una idea más general sobre la imagen completa.”  Cristian Camilo Osorio-Gómez

- “Einstein expresa que el misterio es lo más hermoso que nos es dado sentir, y que esta experiencia ha generado la religión. Se considera religioso en el sentido de saber de una existencia impenetrable para nosotros, y de saber que hay manifestaciones de la razón y de la belleza más resplandeciente solo asequibles en su forma más elemental.”  Laura Daniela Castillo-Sánchez

- “Albert Einstein nos invita a trabajar en la reconstrucción social, a buscar el buen sentido de la vida y a criticar constructivamente a la sociedad que habitamos, para evitar el augurio de su decadencia y de esa manera brindar la esperanza por un futuro mejor.”   July Katherine Bastidas-Mueses

- “Cada persona está aquí, en el planeta, por alguna razón desconocida, pero es su deber intentar comprender el por qué y el para qué del mundo. Somos engranajes de una fábrica y cada uno tiene una labor específica.”  Laura Alejandra Mosquera-Borrero

- “La investigación es un índice de calidad, y es el pilar fundamental del conocimiento. Si no buscamos o indagamos no sabremos nada; el conocimiento no llegará por sí solo. Estamos en un mundo tan universal como nosotros mismos lo creamos o creemos.”  Laura Tatiana Echevery-López

- “La solución siempre es y será la educación, si en las instituciones educativas se incorporan los últimos avances de las ciencias, pero con insistencia en los valores, en una ciencia con conciencia de humanidad, de solidaridad, de igualdad, de respeto por la libertad, de responsabilidad por el cuidado de la naturaleza y del bienestar del ser humano. Entonces todo puede ser posible, lo que incluye la posibilidad de alcanzar la paz.”  Lina María Eraso-Calvachi

- “La propuesta de Paul Courderc incluye a toda la sociedad en el mundo de la ciencia, sin mentiras ni eufemismos que ocultan la realidad. Evitar esa costumbre errada con el fin de hacer más públicos los avances científicos y no seguir con un conocimiento privilegiado de un sector reducido.”  Daniel Alejandro Suárez-Ospina

- “La ciencia y la investigación son actos que ayudan evolucionar el mundo y la intelectualidad de cada ser humano. Si todos tenemos sueños de cambiar el pensamiento, no habrá impedimento, puesto que la ciencia pudo quebrar ese miedo en la sociedad.”  Natalia Villegas-Franco

- “Pienso cómo hemos perdido esa esencia humana de la actividad vital consciente que nos diferencia de las otras especies. Con el tiempo el ser humano ha terminado subordinándose a sus productos, al dinero, al mercado y al Estado. Cuanto más brillan las mercancías más opaco se vuelve el hombre. Cuanto más crece el capital, el dinero y los productos creados, pienso que más pierde el ser humano.”  Norles-Andrés Erazo

- “Tal vez no seamos arquitectos de nuestra propia vida, pero tan solo en este momento, tan pequeño que ni un parpadeo es la sombra que deja nuestra huella en esta vida, soñemos y aprovechemos ingenuamente mientras podamos nuestro tiempo de gloria.”   Cristian Camilo Osorio-Gómez

- “Para mí la militancia es más que criticar un sistema, es también ayudar a mejorarlo.”  Laura Alejandra Mosquera-Borrero

- “La democratización de la educación superior busca que la educación no sea un privilegio ni algo del otro mundo, que sea una realidad y permita a gran parte de la población acceder al conocimiento y a los debates donde se evalúan procesos de construcción social.”   Cristian Camilo Osorio-Gómez

- “Las universidades deberían responder a las exigencias más relevantes de la sociedad, y esta a su vez debería apoyar en forma creciente su financiación y su investigación. El desarrollo no solo debe ser aportado por la universidad, también depende y en gran medida de la capacidad de apoyo que tengan las grandes empresas y los proyectos sociales para aliarse con las universidades en sus esfuerzos de innovación.” Laura-Alejandra Jaramillo


Una mirada global

Saber y conocer son dos infinitivos indisolubles. Se pertenecen uno al otro como acciones y como posibilidades de vida. La vida está sustentada por aquellos. El escenario del mundo muestra a cada paso y en los instantes el acervo de asuntos registrados en la Cultura. Olvidar es desconocer. De no tener memoria como registro de la historia, las sociedades perecerían, o no tendrían lugar en el mundo. El abandono del conocimiento conservaría en lo más primitivo la vida. Lo que hace que se evolucione y se tenga desarrollo, para bien y para mal, es el conocimiento. Instituciones educativas son el fortín para generar, acumular y transmitir conocimiento. Y en ellas se forman las generaciones, con elementos destacados que asumen de punta el camino hacia la conquista de retos ambicionados. Los métodos de saber y conocer son motivo de la escuela, en todos los niveles. Escuela es la institución erigida por la historia en la sociedad para acunar el conocimiento y para entrenar al ser humano en reconocerse como pensante y actuante en concordancia.

Los docentes, o maestros, o instructores… son guías preparados para conducir procesos, estimulantes en lo deseable, de mejoramiento de la condición humana, más propicia a cumplir acciones o tareas pensando en la responsabilidad que se tiene en las consecuencias, para asumirlas. Personas de este talante son cada vez más requeridas en familia y sociedad. La coexistencia en la diversidad tiene como premisa formas cultivadas de inteligencia y espíritu, para mejor comprender y encontrar o hacer camino para los pasos a seguir.

La ciencia es un andamiaje de observación, experimentación y comprensión, con los elementos de método y conocimiento, en un trasegar no sin errores, pero con acumulación de experiencias, valoradas en los justos términos. Comparar pueblos o culturas, distanciadas en el tiempo, o en sincronía, no es tarea fácil, puesto que cada una dispone de sistema de tradiciones y de maneras de abordar y resolver problemas, cuya valoración no tiene patrones universales.

Una cultura, en general, no es mejor o más avanzada que otra; son diferentes. Tema polémico y arduo de desmenuzar. Sociedades supuestamente más avanzadas presentan síntomas de decadencia o autoflagelo de manera más notoria que otras consideradas en un estadio inferior. La confrontación de culturas dispone de escenarios complejos, siendo uno de ellos la guerra,  con la operación exterminio del contrario, cuestión terrible que la humanidad todavía no supera, y no sabemos si conseguirá trascender. La lucha por la vida, por la supervivencia, tiene connotaciones de riesgo e intrepidez, en ocasiones con actitudes de afrenta o desafío, hasta de crueldad.

Hay quienes se desviven por consagrar la “identidad” como forma de entender un pueblo, o una cultura, en la historia y en la geografía. Bastará recordar como Amartya Sen la entiende: ‘identidad es tener la ilusión de un destino’, en las modalidades de “identidad benévola” y de “identidades asesinas”. Por deseos seríamos favorables a la primera. Y las segundas, con su carácter excluyente, riñen de continuo por imponer y eliminar a la que estiman contraria. Pero también se tiene la palabra “civilización” para encuadrar sociedades, de acuerdo con sus normas internas, los modos de resolver conflictos, sus costumbres y las maneras de expresión en los diversos campos del lenguaje, favorables a los avances técnicos pero menos a las transformaciones morales y políticas. Fernando Savater lo advierte: el mundo continuará siendo multicultural y multifocal, sometidos a la competencia sin remedio.

Sinembargo, en la educación el motivo de coexistir en la pluralidad, con campo convergente en la solidaridad por la busca y afianzamiento del conocimiento, ha de ser asunto de vida diaria. Lo que conlleva despojar la vida de egoísmos, de certezas impuestas, de ideologías y creencias sabelotodo, con aceptación de la incertidumbre, la capacidad de duda, el combate contra el error, y el afán por buscar la verdad. De esta manera la ciencia progresa. Ciencia con logros alcanzados por individualidades, pero de ‘beneficio’ extendido. De ahí la misión solidaria de la ciencia.

En medio de las crecientes problematicidad y complejidad del mundo, vale la pena pensar en formas de construir mundos desde lo pequeño, con sistemas cooperativos de familias para la producción de bienes y servicios, con intercambios o trueque. Y se vienen dando organizaciones de este tipo, de interés solidario, de apoyar y fomentar.

Educación integral, aliada de la ciencia, el pensamiento y el arte, es el camino.

 

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com